E D I T O R I A L

 

Personas y eventos

Muchos acontecimientos para celebrar y recordar en tan pocos días, aparte de los que están sucediendo. Algunos de ellos han cambiado totalmente el rumbo de la historia, como el caso de la Independencia de México o la tragedia de las torres gemelas. Tales sucesos no pudieron haberse realizado por sí solos, es necesaria la intervención de personas, que son los verdaderos protagonistas. Una buena enseñanza podemos sacar, porque, de la misma manera, sería triste cuando leemos este periódico pero no agradecemos a quien nos enseñó; cuando tenemos nuestro historial clínico, pero no recordamos a médicos, enfermeras y demás personas que intervinieron para recuperar nuestra salud; cuando se celebra la titulación universitaria y se olvida a quienes integraron el jurado, etc. El rostro, la voz, el nombre y apellidos de alguien significa el trato no con cualquier objeto sino con alguien semejante a mí, que recordaré porque es digno de hacerse, pues es importante para la historia personal, por más modesta que haya sido su participación. Recordemos a los héroes nacionales y a todos aquellos que intervinieron para escribir un nuevo capítulo a las tierras mexicanas.

I N T E R – N O S

A río revuelto…

Con eso de que ahora el huevo encarece se han dado a la tarea de llevarlo a colonias populares a precios accesibles para poder consumirlo. Es una buena acción pero surgen varias preguntas: ¿es de suma necesidad porque se llegaría a la muerte si no se consumiera tal producto? ¿a qué tanta importancia? ¿se ofrece huevo y además se reparte una playera y gorra promocional de un programa o se reparte la playera y gorra y junto con eso un cono de huevos?

 

Las celebraciones patrias

Si se le ocurre festejar en estos días -tal como lo dicta la tradición-, hágalo con mucha precaución, porque esos días en que se tenían bailes en los parques y  fiestas a puertas abiertas, ya han quedado atrás. Aproveche para sembrar en las nuevas generaciones sentimientos de nobleza e interés por transformar a México hacia la paz que tanto necesita.

 

Tradición mexicana

En 1821 las monjas agustinas de Puebla crearon para Agustín de Iturbide los ahora famosos chiles en nogada, con motivo de su regreso de la firma de los tratados de Córdoba que otorgaban la independencia de México. De ahí los colores patrios en tal delicia. Si en estos días quiere degustarlos con la receta original, puede dirigirse al monasterio de las monjas agustinas recoletas ubicado en Clavijero 59 casi enfrente del pasaje Revolución en Xalapa.

 

Nuestro México y sus héroes

POR FRANCISCO ONTIVEROS GUTIÉRREZ
 

La nación de los mexicanos atraviesa por un tiempo muy especial, un momento histórico específico y claro: atajos en educación, falta de empleo, problemas en la impartición de justicia, inseguridad, entre otros muchos, conocidos ampliamente por la mayoría de los mexicanos.

Ante esto y con el fondo festivo propio del mes de septiembre, y a más de doscientos años de la guerra de independencia, es importante plantearnos el valor de los homenajes que por doquier se hacen a propósito de este hecho, y esbozarlos desde los objetivos propios que perseguían en su momento Hidalgo y cien años después Zapata y sus compañeros: acceso a la educación, derecho a la tierra, justicia, comida, trabajo, libertad, democracia y estabilidad o paz. Es así que la finalidad que aquellos días perseguían con la Independencia y con la Revolución tal vez no se ha alcanzado a plenitud. La razón es, tal vez, que los ciudadanos son los responsables de muchos de estos atrasos y problemas. La solución está en manos de los mexicanos, el verdadero festejo es el que se hace con el compromiso por la edificación de una nación verdaderamente estructurada como tal.

Hay un ejemplo muy claro, en otro tiempo y con análogo contexto, es el de alguien que se compromete con su país y muere abrazado por su nación, tal vez mítico, pero que, sin duda, posee un inconmensurable valor de verdad: de las páginas de la historia nacional resalta uno de los cadetes del Heroico Colegio Militar, quien con noble orgullo se lanza con su bandera para defender el más preciado símbolo que define nuestra nación. Ese bello, ilustre y a la vez humilde gesto, debe ser ahora, una invitación para todos los mexicanos: identificarnos con nuestra nación, sentirla propia, despertar en favor de ella y tomar también la bandera y lanzarse hasta morir por ella.

Gran parte de los mexicanos pasamos esa página de la historia como una más, pero la demandante exigencia que de ella emana es muy concreta, clara y específica, si en esos momentos tan bélicos, lo hizo un joven, en estos tiempos, sí agresivos pero no como aquellos célebres momentos de la historia, nos corresponde hacer lo mismo o algo similar; lejos de favorecer la “guerra” hemos de apostar por nuestra patria, tomar también la bandera y lanzarnos con nuestra nación, por ella, para hacer que sea verdaderamente en la praxis cotidiana, libre, democrática y creíble la soberanía nacional. Ese es el tipo de  mexicanos que hoy le urgen a nuestro país y sería ese, el verdadero y agradable festejo que podemos dar a nuestros héroes nacionales, sería el verdadero grito de independencia.


 

A los 11 de aquel trágico 11

POR DIEGO E. TÉLLEZ OJEDA

El 11 de septiembre del 2001 es una fecha que ha marcado el comienzo del siglo XXI. Todavía recuerdo con asombro aquella mañana cuando me disponía salir de casa y emprender camino a mis clases de educación primaria, pero algo pasaba, el televisor informaba que un avión se impactaba contra una de las torres del World Trade Center en Nueva York. A mis 11 años, no comprendía los comentarios que hacían en el noticiario, pero llamó mi atención ya que en alguna ocasión vi el rascacielos en la película de Mi pobre angelito perdido en New York, desafortunadamente esa imagen que pasaban en la TV no era la filmación de una película hollywoodense.

Es de todos conocido el suceso y el desenlace del “Atentado contra las Torres Gemelas”. Ese día no se trataba de una noticia más, sino de una noticia que cambiaría la dirección de todo el mundo. Más de uno se cuestionaba: ¿Cómo fue posible? ¿Qué no es la población más segura del mundo? ¿Será acaso el inicio de la primera guerra mundial del tercer milenio? Tras el grave atentado de aquél día, que recordaremos el próximo martes, la moral de toda la población caía estrepitosamente, y claro, era de esperarse después de haberse producido un atentado terrorista contra el punto financiero mundial y contra el país “más poderoso” del mundo.

A lo largo de estos años, otros se han interrogado sobre el volver a levantar unas nuevas “Torres Gemelas” como signo de recuperación, de seguir mostrando quiénes son los “más grandes” y esto es precisamente en lo que no se debe caer, pues eso es lo que les ha llevado a la situación actual, el afán de poder. Si algo hay por recuperar debe ser desde abajo, desde los cimientos y no desde las alturas.

Aquel 11 de septiembre será difícil de olvidar para millones de personas de todo el mundo que quedamos petrificadas ante las pantallas de televisión, para quienes perdieron algún ser querido y para quienes sufrieron las consecuencias de aquella atroz tragedia. Se comprueba una vez más que vivimos en un mundo donde se busca el poder a través de la violencia, sin importar los resultados que se deriven de nuestras egoístas ambiciones.

Ahora, 11 años después de aquella trágica mañana acontecida en el World Trade Center, donde alguna vez se elevaba el gran rascacielos sobre la ciudad de Nueva York, debe ser una zona de recuerdo, de unión y que manifieste a toda la humanidad que es tiempo de cambiar la violencia por la paz mundial.

 

 

NUEVA SECCIÓN:

“Filosofía hecha en México”

 

El pensamiento filosófico de Clavijero

 

POR GERARDO ANTONIO PEREDO MENDOZA

 

La filosofía durante el siglo XVIII tuvo un lugar muy importante en México, pues fue en esta época donde aparecieron los llamados Jesuitas innovadores. Este grupo se caracterizó por adoptar y cultivar de cierta manera, las ideas de la filosofía moderna; inicialmente se hizo de forma individual para luego desarrollarse en las instituciones o escuelas de aquellos años. Asimismo, fue un período polémico porque se enfrentaron dos corrientes: la tradicional y la moderna.     

Al grupo de los jesuitas innovadores pertenece Francisco Xavier Clavijero quien nació en Veracruz en el año de 1731. Él fue uno de los hombres que se esforzaron por la renovación de los estudios filosóficos en México, llevando a la práctica las ideas de la filosofía moderna, aplicando nuevos métodos y apoyando  la ciencia. Se considera que es el más virtuoso filósofo de este grupo.

Clavijero fue profesor en algunos colegios como el de Guadalajara, Morelia, Puebla y el de ciudad de México, donde transmitía a los alumnos sus conocimientos, e ideas basadas en autores modernos desde Bacon, Descartes, Leibniz, Newton hasta el norteamericano Franklin. Además de la filosofía, Clavijero cultivó con éxito las letras, la historia, la arquitectura, la teología y las ciencias.  Conocía bien  no sólo los idiomas clásicos y modernos, sino que llegó a saber náhuatl y mixteco.

Se sabe que Francisco Xavier Clavijero era un lúcido estudiante, aprendía todo con una perfección que pocos lograban alcanzar, pues se preocupaba por los principios de las cosas y relacionaba frecuentemente unos conocimientos con otros. No solo tenía conocimiento amplio de los filósofos y científicos de aquella época, sino que también los comprendía con objetividad y se hacía partícipe de las tesis sostenidas por ellos.

Debido a sus ideas modernas fue víctima de ataques, de la censura de sus superiores, y a veces, hasta de la separación de algún colegio. En sus labores jamás lo movió el deseo de lucro, vivía feliz en su pobreza, con recursos apenas bastantes a las necesidades de la vida, amaba el silencio y la soledad con el fin de consagrarse a las letras; fue siempre benévolo en el trato con los hombres.

En México, antes de ser desterrado junto con los jesuitas, no publicó nada, pero en Italia si logró publicar escritos que llamaron poderosamente la atención. Uno de ellos fue la Historia Antigua de México, que es considerada como su principal obra, originalmente fue publicada en idioma italiano y después fue traducida a las principales lenguas europeas. Otras obras conocidas fueron sus Disertaciones y su Historia de California además de otros textos dispersos como la historia de la cosmovisión indígena.

De este modo Clavijero, con su filosofía y formación jesuita, enfrentó las necesidades y circunstancias de su tiempo, no solo éticas y sociales, sino también políticas y económicas. Luchó actuando y sufriendo por renovar el pensamiento y mejorar la forma de vida. Finalmente murió en Bolonia en abril de 1787, llegando a ser un gran filósofo mexicano y jesuita.

 

  ¡VIVA LA INDEPENDENCIA!

POR  TOMÁS VÁZQUEZ VÁZQUEZ
 

 

 

 

 

 

ESTO YO NO LO SABÍA…

 

Himno Nacional Mexicano

POR EDGAR SÓBAC CAMPOS

Después de varias modificaciones fue aprobado oficialmente y cantado por vez primera el Himno Nacional Mexicano, la noche del 15 de septiembre de 1854 en el Teatro de Santa Anna, ahora Teatro Nacional. Es este un símbolo que da identidad a todos los mexicanos.

… PERO AHORA YA LO SÉ.

 

FRASE DE LA SEMANA

Nadie es patria. Todos lo somos

Borges

 

1 comentario:

  1. Anónimo11:20 p. m.

    Concilio es una pagina interesante. MUchos d los articulos contienen informacion valiosa, sobre todo no pierde esr toque filosofico. ANimo!

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan