E D I T O R I A L

El paso del tiempo

Cada momento que vivimos lo vamos guardando en nuestra memoria, la información la vamos catalogando de acuerdo a su importancia o a nuestras necesidades. Si quisiéramos recordar qué corbata usó tal conductor de televisión hace 90 días, seguramente no podríamos hacerlo; sin embargo, aún sabemos articular las letras para leer. Lo mismo ocurre con los conocimientos recibidos en un curso escolar, de ahí la importancia de estar siempre actualizándose en el terreno que nos corresponde, para no olvidarlo y a la vez para aumentar nuestro saber. Los exámenes se convierten en el filtro y en el modo de querer medir un cierto conocimiento y capacidades adquiridas, algo que puede ser relativo de acuerdo a las diferentes inteligencias que cada uno posea: auditiva, visual, etcétera, lo cierto es que se pueden emplear en razón de determinar la aptitud de quien se vea sometido a tal ejercicio. Hoy les compartimos un caminito para seguir aprendiendo y mejorar su servicio en las aulas (a quienes se dedican al magisterio), también la invitación al público en general, interesado en seguir al bien, para que con el paso del tiempo no olvidemos, sino que recordemos y aumentemos nuestro bagaje cultural.



I N T E R – N O S

Estudiantes

Escuchamos en esta semana en una estación local de radio, en un programa matutino que ofrecían un rito mágico para efectuarlo antes de presentar el examen de admisión a la universidad. Esperemos tener noticias de alguien que con toda la fe del mundo lo siguió y confió tanto en eso que no tomó los libros. Nosotros les damos otra receta: dedicación, empeño, tiempo, compromiso, superación, lectura, investigación y constancia.



Seminaristas

¿En el Seminario también los alumnos reprueban? Respondemos que si no se esforzaron o no utilizaron un adecuado método de estudio, entonces sí se podrá fallar. El nivel de exigencia es como todas las escuelas que buscan la excelencia académica. Por el contrario, el tener un “alto sentimiento de caridad” y no poner una calificación reprobatoria justa para un alumno sería contradecir a la verdad, a la configuración con Cristo.

Diáconos

En esta semana se llevó a cabo el curso de preparación para los diáconos, futuros a recibir la ordenación sacerdotal, dispuestos a iniciar el ministerio de la confesión. Se trata de recordar, afianzar y organizar sus conocimientos en moral y en el Código de derecho canónico para orientar debidamente a la comunidad, dentro del sacramento antes mencionado. El pueblo de Dios merece lo mejor, ofrecemos presbíteros que estén debidamente capacitados siguiendo un razonamiento lógico y espiritual y no consejos ingenuos.





Se apuesta por la calidad

POR JOSÉ LUIS ALVARADO JÁCOME



Hay una idea errónea sobre la religión: en las reuniones solamente se habla de catecismo y de la doctrina, como algo desfasado de la realidad. Todo lo que enaltece a la humanidad también habla de Dios sin necesidad de nombrarlo. Invitamos a la conferencia impartida por el Dr. José Manuel Velasco Arzac, él es hermano lasallista, profesor de educación primaria, tiene licenciaturas en Físico-química y Pedagogía por la UNAM, maestría en Educación superior y Doctorado honoris causa. Ha ocupado el cargo de presidente de la Alianza de maestros, de la Confederación nacional de escuelas particulares y de la Confederación interamericana de educación católica. Fue director de la Normal superior Benavente y de la Universidad La Salle Benavente, ambas en Puebla. Ha escrito múltiples artículos y conferencias sobre el hombre, la educación, el maestro, la didáctica y la responsabilidad del educador.



Viktor Frankl y el sentido de la vida




POR ALMA VILLEGAS RODRÍGUEZ

            El hombre es una realidad inacabada, se halla en una lucha constante por alcanzar el gozo completo o la felicidad. Sin embargo; al abusar  de ciertos bienes, pretendiendo llenar todas sus necesidades, experimenta en su vida cierta insatisfacción. Es probable que al principio advierta un gusto inmediato y superficial, pero éste al final deviene en lo que Viktor Frankl llama: vacío existencial o frustración de la voluntad de sentido. El hombre se llena de cosas que sólo le producen un hueco en la vida. En la obra Ante el vacío existencial, Frankl dice que actualmente esta sensación de vacuidad se debe a que el hombre carece de instintos que le digan lo que debe hacer y hoy ha perdido las tradiciones que lo conducían  en el deber ser, se puede conformar con su situación o se deja llevar por lo que dicen los demás; en consecuencia no decide, no busca, no tiene sentido.

El hombre tiene la responsabilidad de ir descubriendo la finalidad de cada momento y lo hace a través de la conciencia, por él designada como el <<órgano de sentido>>, a través de la que intuye la razón de cada situación. Por lo que no es lícito enunciar una palabra o una frase que exprese un sentido aplicable a todas las situaciones, pues cada situación tiene su sentido propio. El término “sentido” encierra en sí las diversas realidades que envuelven la existencia humana. Esto se dice de los sentidos particulares que dirigen las circunstancias cotidianas de cada persona.

Sin embargo, el hombre también se pregunta, ¿existe un sentido universal? ¿Algo o alguien que pueda dar razón  a cada persona y a la humanidad entera? Estas interrogantes que se originan en el sujeto encuentran su respuesta en un Ser Trascendente. Desde el origen del interrogante  Frankl descubrió el inconsciente espiritual. Y en relación al Ser Trascendente propone la decisión existencial del hombre para abrirse o cerrarse a Dios.  El autor  es el hombre, que a pesar de la época de secularización que le tocó vivir, supo encontrar un sentido religioso, no sólo desde el plano filosófico o médico; identificado con su fe de judío vivió su existencia en una relación total con Dios, incluso por el sentido que la fe le daba pudo superar la prueba que sufrió en los campos de concentración.

Existe un sentido último que da significado a todo el universo, a la vida de cada persona vista como un todo.

El hombre a través de sus sentidos particulares se orienta a un sentido final que se revela en el ocaso de su vida, al final de su existencia. Cuanto más amplio es este significado, menos comprensible es, se trata de un sentido infinito que escapa a las posibilidades de la comprensión de la razón finita. Como dijo Pascal: el corazón tiene razones que la razón desconoce, el hombre se despoja de la razón discursiva y contempla su finalidad última con la sabiduría del corazón.







El concepto de política en Hannah Arendt

desde una perspectiva filosófica



POR GERARDO ANTONIO PEREDO MENDOZA





         ¿Todavía tiene hoy sentido la política? Esta es una de las preguntas que muchas personas nos hemos hecho al ver el actual sistema de política y gobierno no sólo en nuestro país, sino en muchos otros. Al respecto, Hannah Arendt ha abordado este tema con profundidad, pero ¿quién fue ella? Cabe decir que esta filósofa judía-alemana fue una de las más destacadas pensadoras políticas del siglo XX, y si bien se puede encuadrar su pensamiento en alguna corriente o postura de la filosofía, se establecería dentro de un cierto tipo de existencialismo político, ya que es influenciada por Heidegger, Jaspers y algunos otros filósofos alemanes.

Ella fue testigo de una de las sorprendentes atrocidades de la historia de la humanidad, esto es, de la Segunda Guerra Mundial y el ascenso del nazismo al poder. Incluso estuvo determinado tiempo en un campo de concentración en Gurs, Francia, del que logró escapar.

Fueron estos dos acontecimientos históricos los que motivaron su reflexión sobre la política y posteriormente escribir algunos libros sobre dicho tema, como por ejemplo: Los orígenes del Totalitarismo, La condición humana, Sobre la revolución, y sobre todo: ¿Qué es la política?, entre otros. Su pensamiento llegó a tener gran relevancia al grado de ser retomado en nuestros días por muchas universidades.

Hannah Arendt se atreve a criticar el sistema de partidos políticos, el sistema económico y la manera en que los poderosos toman decisiones. La política debería ocupar un lugar totalmente distinto en el pensamiento del hombre y en la vida diaria. Se trata, como dice Arendt, de ese espacio de realización humana por excelencia que corresponde a todos los individuos ejercerla cotidianamente. Esto da a entender que todos los ciudadanos tienen el derecho a participar en lo que convenga al bien común en la sociedad. No obstante, es cierto que unos tienen más capacidades que otros en este campo, para influir en él.

Ahora bien, el concepto de política que propone esta filósofa, amerita exponerse por su originalidad y relevancia. Ella intentó hacer un esfuerzo por rescatar a la política de los funestos prejuicios en los que actualmente habita. El más grave y que refleja la degradación y confusión de la política, así como la desgracia a la que ha ido a parar nuestro mundo, es el que expresa que debemos acabar con la política antes de que la política acabe con nosotros. Por eso, ella va a responder que es urgente desechar los prejuicios contra la política, definirla y pensar dónde y cómo podemos vivirla actualmente.

Entonces, la política tratará del estar juntos los unos con otros, y será asimismo una necesidad inevitable para la vida humana, tanto individual como social, puesto que el hombre no es autosuficiente, sino que depende en su existencia de otros. Y dirá también que la misión y el fin de la política es asegurar la vida en el sentido más amplio.

De esto se desprende que la política aún tiene sentido en la vida del ser humano, lo que significa para esta pensadora, la misma búsqueda y apreciación del sentido de la vida humana.

Hannah Arendt verá al pasado para apuntar al futuro y así echar mano del primero, para que el segundo sea mejor y con menos errores. De esta manera, la política tendrá sentido si se aprovechan las capacidades humanas para poder alcanzar el bien común de toda la sociedad. La filosofía en este terreno es una herramienta de gran ayuda para cambiar el rumbo de la política no sólo del lugar en que vivimos, sino del mismo mundo. Pensar es vivir, dirá Arendt, y vivir es pensar. Y esto se debe aplicar a la política.






ESTO YO NO LO SABÍA…

Primera Universidad en México

POR RICARDO MORALES PÉREZ

La Real y Pontificia Universidad de México, fue la primera universidad fundada en el antiguo virreinato de la Nueva España el 21 de septiembre de 1551. En un principio, recibió los mismos estatutos de la Universidad de Salamanca en España, conformó su administración a semejanza de la Universidad de Bolonia en Italia, y estableció su sistema educativo, en cuanto a la "división de los estudios", a similitud de la Universidad de París en Francia.



… PERO AHORA YA LO SÉ.

FRASE DE LA SEMANA

“Una vida sin examen no merece ser vivida”

Sócrates

1 comentario:

  1. Anónimo5:33 p. m.

    El pensamiento de Frankl es compatible con la fe cristiana?

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan