Domingo 14 de noviembre de 2010

E D I T O R I A L

Esta semana se cumple el Centenario de la Revolución que Madero anunció con palos y señales, el día y la hora para el 20 de noviembre de 1910. Sucedió lo que parecía impensable, que el pequeño hombrecillo espiritista logró que todo el País se conmoviera y llegó hasta la presidencia de la República. Trágica presidencia, luego siguieron años de revueltas y desorden, hasta que en 1920 Carranza fue reconocido por los Estados Unidos. Porque todo lo nuestro tiene un árbitro y asegurador: Los Estados Unidos. De todos modos los ideales de la Revolución y sus lemas: "Reforma, libertad, justicia y la ley", siguen en pie. En buena parte la Revolución fue una reforma de la llamada Reforma que había abierto la propiedad privada a la absoluta libertad de todos, por lo que se habían hecho los grandes latifundios. Esto pocos lo suelen decir, pero el liberalismo de Juárez nos llevó al latifundismo de Porfirio Díaz. Como cristianos pensamos que la situación deja mucho que desear, pero no son las armas ni la violencia lo que resuelve los problemas. Es el trabajo, es la honradez y transparencia en el gobierno, es la aplicación de la ley sin distingos lo que nos hará una sociedad segura y más o menos feliz. No podemos dejar de pensar en los millones de pobres y en todos los que han tenido que emigrar dejando atrás la tierra de sus abuelos. No hay conformismo en nosotros, como no pensamos que todo está bien. Esperamos todavía una verdadera revolución que llegué al corazón de la gente para que imperen la justicia y la caridad.
C O N C I L I Á B U L O

A Totalco
Totalco es una belleza, es una lástima que la capilla esté tan cerca de la carretera. Desde hace tiempo sabíamos que esa iglesia había sido hecha con gran primor y ahora que ha sido restaurada por personas de amplio y generoso criterio, la capilla es digna de toda admiración. El padre Sotero Domínguez llevó el lunes 8 a los alumnos de cuarto año de Filosofía para admirar esta obra tan bella.

El Papa en España

EL papa Benedicto XVI tiene un especial interés en España. Ya se sabe que España tiene una raíz profundamente católica, pero también se sabe que es tierra de odios y rencores muy grandes. Exagerando, alguno dijo: "El español siempre va detrás del cura ya sea para llevar el acetre del agua bendita, ya sea para cargar el fusil con que lo liquidará". El gobierno de Lázaro Cárdenas recibió a muchos de los republicanos que perdieron la guerra civil del treinta y nueve y que se han integrado maravillosamente a las actividades de nuestro País.
La Sagrada Familia en Barcelona
Al Papa le tocó consagrar y abrir al culto una obra de arte maravillosa “La sagrada Familia”, obra genial de un gran arquitecto, Antonio Gaudí. Las tomas televisivas de EWTN nos hicieron admirar la belleza y la grandeza de este templo que de alguna manera refleja la gloria de Dios.
Las autonomías

A muchos les sorprendió que el Papa hablara Gallego o Catalán en su discurso, pero es que en Europa y en España precisamente, las regiones se sienten autónomas con personalidad muy propia. Si el gobierno central de Madrid soltara la mano, España se balcanizaría, es decir, daría origen a varias naciones independientes. Entre estas autonomías la de los Vascos y la de los Catalanes son las más pronunciadas. El gobierno central y la monarquía tienen que operar con suma prudencia para que se mantenga una federación unitaria y estable.
La fe que es peregrina: acoge al más necesitado de amor, pero sin callar la verdad

 
POR ANTONIO OVANDO CIGARROA
La reciente visita apostólica del Papa Benedicto XVI a tierras españolas ha llamado grandemente la atención debido, principalmente, a las manifestaciones efectuadas en señal de rechazo por su llegada a dicha nación. Haciendo a un lado las consideraciones mediáticas, interesadas únicamente en lo sugestivo, demos lugar, en cuanto intento, a una valoración crítica respecto a los pronunciamientos aducidos por el representante universal del cristianismo católico, en su respuesta a ciertas preguntas formuladas por algunos periodistas durante el vuelo rumbo a Santiago de Compostela.

Teniendo presente los puntos esenciales considerados en las preguntas planteadas a Benedicto XVI –esto es, su perspectiva sobre la peregrinación y lo que ello significa para su vida personal y espiritual, su impresión sobre la visión de Gaudí en la construcción de la catedral de la Sagrada Familia, el motivo de la creación del nuevo dicasterio para la nueva evangelización, porqué el privilegio de ser España el país que más ha visitado, y la relación entre fe y arte expresada en el binomio Gaudí y la Sagrada Familia- bajo una apreciación unificada sobre el trasfondo de las mismas, al parecer, lo que está de por medio como intención última, es el hecho de considerar si acaso la fe cristiana, en esencia peregrina, y, con ocasión de tal visita, representada en él como máximo jerarca del catolicismo, tiene algo que decir hoy al hombre laicista y secular de Occidente, que encuentra, precisamente, en España un caso paradigmático.

Llama la atención cómo el Papa, dando la impresión de percibir dicho trasfondo, deja entrever, en cada una de sus intervenciones, una convicción característica de su pensamiento y testimonio cristiano, considerada por él mismo como irrenunciable y fundamental para el encuentro intercultural: la síntesis entre fe –trascendencia- y razón -arte-, que de manera conjunta posibilita, bajo la mutua implicación, el reconocimiento imparcial de la verdad auténtica del hombre. De esto último deriva, pues, una exigencia imperativa, en la esencia de lo cristiano, que el antes cardenal Ratzinger hace suya al asistir al encuentro de un pueblo, en otro tiempo de gran nobleza espiritual, en el que ahora apremia reivindicar la inestimable riqueza humanista que significa el patrimonio cristiano frente a un agresivo secularismo y laicismo hispánico que está haciendo añicos la verdad de lo intrínseca y propiamente humano, esto es, en razón del servicio a esta verdad el cristiano está llamado a aparecer ante el mundo en que peregrina como atestiguante –imperativo evangélico- de su validez perentoria, sin renunciar a su responsabilidad irremplazable ante los hombres, pese a que los tiempos que transcurran detenten hostilidad y rechazo hacia sus convicciones de fe. De ahí que el Romano Pontífice no se haya sustraído a este encuentro con una nación - España- en la que, como él mismo expresara, ha vuelto a reproducirse el enfrentamiento entre fe y modernidad.

Por ello, se puede percibir -de manera especial cuando el Papa ahonda sobre el sentido de la experiencia del peregrinar- que, de suyo, esta visita apostólica posee una pretensión desafiante e inexorable ya en cierto modo sugerida por la reciente creación del dicasterio para la nueva evangelización de los pueblos: ante la evidente crisis cultural, moral y espiritual de Europa, que en España encuentra ahora uno de sus focos centrales, es necesario mostrar al hombre occidental que la fe peregrina no puede abdicar de su carácter trascendente ni ceder a sugestivas novedades utilitaristas o relativistas; no por afán de actuar una mera oposición que pretenda incomodar la vida de los hombres, sino por fidelidad a la verdad confiada a su custodia, y que actúa el bien auténtico.

Por tal razón Benedicto XVI ha insistido constantemente en el apremio que supone el diálogo conjunto entre religión y sociedad, a fin de reconocer una visión integral del hombre en la que ambas puedan enriquecerse mutuamente desde sus propios niveles de actuación. A tenor de esto, al referir, el Papa, sus impresiones respecto a la visión de Gaudí en la construcción de la catedral de la Sagrada Familia, deja muy en claro que cuando fe y arte se complementan sin prejuicio alguno posibilitan como resultado la expresión sublime de la verdad que tiende a plasmarse en la belleza de la creación artística. De hecho los grandes valores que tradicionalmente han acompañado a los hombres – como el respeto por la vida y el valor de la familia, ambos defendidos por Benedicto XVI ante la sociedad española secularizada- dan testimonio de esta belleza inscrita en el orden mismo de lo natural que, de disolverse, como está sucediendo, introduciría un desequilibrio funesto y atroz para lo humano.

Cierto que el caminar conjunto entre fe y razón, religión y sociedad, al modo como lo propone Benedicto XVI, requiere de una disposición sincera y racional, así como de una actuación desinteresada del bien en la que no haya otra intención de por medio más que aquella de descubrir al hombre su realización plena en la verdad prepensada por el Logos. Sólo sobre la base de tales presupuestos, mediados ambos por la razón común, se hará posible que la fe no sólo no tenga una palabra hoy para el mundo descristianizado, sino respuestas perennes para quien acusa encontrar el sentido verdadero de su existencia.



VISITAN ALUMNOS UNA OBRA DE ARTE

Totalco, arquitectura y belleza veracruzana

 
POR HÉCTOR CORTÉS CID

El pasado martes 8 de noviembre, el grupo de séptimo semestre de filosofía del Seminario hizo un paseo a Perote para apreciar una asombrosa obra arquitectónica: la capilla de san Antonio Limón, poblado hoy conocido como Totalco perteneciente al municipio de Perote. La visita de estos alumnos se dio porque en la materia de Estética están estudiando las Bellas Artes, y en esa ocasión reflexionaron sobre la Arquitectura y la Liturgia.

Antes de llegar a Totalco pasaron a visitar la antigua fortaleza militar de San Carlos que hace algunos años fungió como reclusorio, es una construcción enorme y antigua, con una estructura bien pensada para defender a nuestra patria e instaurar la república en tiempos de GuadalupeVictoria.

Totalco era el nombre de una estación de ferrocarril que se ubicaba frente a la hacienda de San Antonio Limón. Actualmente es el nombre de la comunidad que se encuentra cerca de la ex hacienda. Según cuentan los lugareños, los hacendados mandaron construir una capilla pequeña para la boda de su hija, para esto le pidieron a un arquitecto francés que diseñara la obra, según se cree, es el mismo que diseño el Palacio de Bellas Artes y la casa de Porfirio Díaz.

Hace algunos años la capilla de Totalco se encontraba en malas condiciones, pero gracias a la gestión de Mons. Sergio Obeso, quién fuera arzobispo de Xalapa, y una asociación civil llamada “Adopta una obra de arte” se hizo posible la restauración de dicho recinto sagrado.

Esta bella obra es de arquitectura neoclásica y de estilo francés. Si se visita actualmente se puede apreciar como fue construida por primera vez, gracias al trabajo de reparación. Además, cuenta son 16 frescos en la cúpula que fueron reconstruidos con el mismo material primario.

Según se vio, la arquitectura es el arte de proyectar y construir edificios o espacios para el uso del hombre, siendo considerada “arte” desde el momento en que conlleva una búsqueda estética. Esto se cumple en la pequeña capilla de Totalco por su decoración muy particular que nos lleva a observar, contemplar, crear un ambiente propicio y contribuir al placer del espíritu humano.

Los jóvenes tuvieron la oportunidad de celebrar la Eucaristía para resaltar la importancia de la Liturgia como Arte. En el Concilio Vaticano II la liturgia se define como: el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo en su Iglesia hoy, a través de signos sensibles, con los que el hombre da gloria a Dios y se santifica en comunidad. (Cf. SC. n. 7)

La estructura, la decoración, la pintura y las pequeñas esculturas de la capilla de Totalco son signos sensibles, que al tener armonía en todas sus partes, cumplen con la finalidad de elevar al hombre a la contemplación y llevarlo al encuentro con el Creador. Entonces, sirve de medio para que el creyente dé gloria a Dios y sea santificado por él, cumpliéndose así la finalidad de la liturgia.

Es necesario recordar que para saber qué cosa es bello se requiere de un conjunto de capacidades y esfuerzos del hombre, a lo que se llama: virtud de apreciación o admiración por la belleza. La aprehensión de las cosas es algo tan natural, pero a la vez laborioso, es lo que se capta con nuestros sentidos en especial con nuestra mirada y que es evidente para quien se topa con esto. Lo bello, en su real existencia concreta, se orienta a quien es capaz de aprehenderlo y complacerse en esa aprehensión.

 
FRASE DE LA SEMANA:

“En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza”.

Aristóteles





2 comentarios:

  1. NUESTRO SENIL PONTIFICE OLVIDA QUE EL CRISTIANISMO SE INICIÓ COMO UN MOVIMIENTO LAICO. El reto del laicismo radical es superar el nihilismo de la sociedad actual formulando un cristianismo que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo secular laico, la pluralidad y el sincretismo, resaltando la importancia genérica de Cristo y sus enseñanzas. Y para poder lograrlo tenemos que actualizar la teología, la cristología y la liturgia, enmarcadas en la doctrina y la teoría de la Trascendencia humana, conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). Sincretismo religioso expresado por Raimon Panikkar, para explicar su sincretismo y pluralidad: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano». http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo

    ResponderEliminar
  2. EL CRISTIANISMO PURO es un movimiento originalmente laico con un anhelo eterno por alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. Que ha soportado los cambios de paradigmas que se han dado en el devenir, los seísmos, la reforma luterana, la contrarreforma, etc. Porque puede enfocarse de diversas maneras y enmarcarse en diferentes contextos, culturas, modelos y religiones; de todas maneras permanece inmutable. Debido a que la doctrina de la trascendencia humana que Cristo ilustró y predicó, tiene un valor genérico y universal; por ello, pudo injertarse al judaísmo y mantenerse en el oscurantismo privado de la luz de la razón durante dos milenios, sin asfixiarse, cegarse o extinguirse. Y también puede enmarcase en el helenismo, el hinduismo, el budismo, el sufismo. Y crecer y desarrollarse en el ateismo, el humanismo, el empirismo, el escepticismo, el misticismo, el positivismo, la nueva Era, la modernidad, la post modernidad, racionalismo, y el sincretismo. El reto es sacar el cristianismo del oscurantismo, a fin de que la trascendencia humana refleja en Cristo ilumine al mundo. http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo-a-Efecto-De-Afrontar-Con-Exito-La-Crisis-De-La-Modernidad

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan