Domingo 15 de agosto de 2010

E D I T O R I A L
El último dogma

El Papa Pío XII proclamó el último dogma que es el de la Asunción en cuerpo y alma a los cielos de la Santísima Virgen María. En muchos pueblos y ciudades la gente celebra con gran alegría este “misterio glorioso”. Dogma quiere decir una verdad cristiana que ha sido refrendada o confirmada explícitamente por el Sumo Pontífice o por los obispos de manera universal. Es una verdad cristiana de la que no cabe duda. De ahí proviene lo que muchos llaman dogmatismo que sería aceptar sin más ni más cualquier cosa que se afirme en la Iglesia. Pero no hay tal. Dogmas en sentido estricto hay pocos. La revelación cristiana es mucho más amplia y se acepta en la fe, es decir, obedeciendo uno a lo que Dios dice y porque Él lo dice. Concilio se alegra en esta fiesta con todos los fieles que han visto en María el símbolo de la Iglesia triunfante que entra en la gloria de Dios.

C O N C I L I Á B U L O


Todavía hay lugar

Todavía hay lugar en la Facultad de Filosofía Rafael Guízar Valencia. En realidad hay muchos lugares, porque sabemos que la filosofía en sentido estricto es cosa de muy pocos. Pero esos pocos que han llegado a nosotros –también mujeres- lo han hecho de una manera maravillosa y han sido un ejemplo para todos. Todavía hay lugar, lo repetimos. Comenzamos las clases el 16 de agosto según el calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública.

Invocación al Espíritu
El martes 10 fue la misa de invocación al Espíritu Santo para que no nos falte su luz a lo largo de este año. La celebró Mons. Hipólito Reyes Larios -que el viernes 13 cumple años y lo felicitamos-, y todos nos dispusimos a empezar con pie derecho en los estudios y en la disciplina.
¿Dogmáticos?

A propósito del dogma de la Asunción de la Virgen, es bueno recordar que sí hay una actitud fea que se le suele llamar dogmática. Es la de aquél que afirma golpeando la mesa con el puño y que quiere que se le acepte lo que dice sin dar ninguna razón. Pero los dogmas “en sentido estricto” son verdades de fe y la fe es recibida por los que oyen a Dios y le hacen caso. Y esto no nos priva de usar la razón en muchos cambios de la ciencia y de la filosofía, como lo hacemos en la facultad.

¿Cómo entender a Teilhard de Chardin?


Muchos se interesan por el evolucionismo y por las obras del padre Teilhard de Chardin, ¿cómo entenederlo? Hay que decir que en verdad se trata de una obra compleja: es un científico, es un profeta y es un mísitco. Hay un libro maravilloso para penetrar en toda la obra: El pensamiento religioso de Teilhard de Chardin de Henri de Lubac, Editorial Taurus, Madrid, 1967. Recomendamos ampliamente este libro a todo aquel que se interese a fondo en estas cuestiones.

Y tú… ¿qué piensas de esto?


POR CARLOS DANIEL BARRIENTOS SÁNCHEZ

Los Paulinos son una comunidad religiosa cuyo carisma radica en el buen uso de los Medios de Comunicación en esta época de la multimedialidad. Después de haber celebrado el año sacerdotal, los religiosos realizaron una encuesta a muchos jóvenes de diferentes partes del país acerca de lo que esperan del sacerdote.

Los resultados fueron publicados en la revista Vida Pastoral (Año XXXVI No. 215) y las encuestas arrojaron que a los jóvenes les gustaría que el sacerdote fuera más amable, amigable, alegre, servicial, disponible, sencillo y bondadoso. En resumen, una de las cosas que más le piden al sacerdote es que ame a Dios y que celebre con fe, además, que sea gentil, que tenga disposición, enseñe a la gente y les muestre los valores del Reino.

El sacerdote no deja de ser humano, sin embargo, siempre lo veremos como el reflejo de algo divino, como símbolo indeleble de una esperanza que no se acabará ni con el paso del tiempo. Por lo anterior, nos dimos a la tarea de sondear a algunos sacerdotes, conocidos de nuestra comunidad, los cuales nos expresan sus comentarios ante lo que los jóvenes de hoy esperan de su ministerio.

El P. Jaime Ruiz Contreras, encargado de la formación humana de los alumnos de segundo año de Filosofía: “Lo que la gente espera de un sacerdote es, primeramente, que sean humanos y después, buenos cristianos. Es lo que urge para tratar al otro como semejante. Con toda la hospitalidad y amabilidad que se requiere, esto implica la sencillez, la dedicación en su ministerio, saber dirigirse con sobriedad y respeto. El otro elemento es que sean hombres de Dios, es decir, que a través del sacerdote las personas encuentren a Dios quien es al que están buscando en última instancia”.

El P. Salvador Morales Casas, Vice-rector de Teología: “Es una de las cosas que debemos promover como seres humanos, el tratar como personas a los demás; y luego por ser sacerdote y estar constantemente en relación con las personas que quieren vivir su fe en la Iglesia Católica, es necesario tener ese trato de amabilidad, de respeto, de reconocimiento de la dignidad de ser personas e hijos de Dios. Es una petición auténtica y también nosotros como sacerdotes debemos promoverla”.


El P. Roberto Reyes Anaya, Rector del Seminario: “Yo creo que la respuesta de los jóvenes es válida debido a que en los últimos años los sacerdotes se han alejado mucho del ideal del sacerdocio ministerial. Creo que la Iglesia necesita sacerdotes más amables, más abiertos, más cercanos, ya que debido a los últimos acontecimientos que hemos vivido dentro de la iglesia en lugar de acercar a los fieles hemos ido separando más a las personas. En cierta manera también hacen falta sacerdotes más dedicados a la juventud. Creo también que es necesario trabajar con las nuevas generaciones. Las palabras de los jóvenes son reales, pues así han sentido, así han experimentado al sacerdote y hay que hacerles caso en cuanto a la manera de comportarnos con ellos”.


El P. José Solís Luna, Vice-rector del Seminario Menor: “La amabilidad debe caracterizar al sacerdote, ya que la gente espera el mejor de los tratos de su parte. La calidad humana es indispensable para dirigirse a la juventud de hoy día. Ser amables, cordiales, alegres y muy sencillos, es lo que necesitamos dentro de nuestra comunidad”

La ley en la Iglesia


POR VÍCTOR MUNDO COXCA

El pasado 10 de agosto en el Seminario Mayor de Xalapa se llevó a cabo un taller relacionado con el Derecho Canónico, el cual estuvo bajo la coordinación del Padre Jacinto Rojas Ramos, quien funge como Vicario Judicial en esta Arquidiócesis.

Por ello Concilio se dio a la tarea de preguntarle acerca de este tema, del cual poco hemos escudado, pues mucha gente no conoce la manera cómo trabaja la Iglesia y sobre cómo ésta tiene sus reglas o normas a seguir.

Por esa razón le preguntamos al Padre sobre la forma de legislar de la Iglesia, él nos contestó lo siguiente: “la Iglesia siempre piensa en un bien para todos, y cuando legisla no sólo piensa en un bien común, sino en una salvación completa. A veces se confunde la palabra legislar con un castigar sin miramientos, cuando en realidad lo que se busca es el retorno hacia un buen comportamiento. Es por eso que tenemos un Derecho Canónico”.

Dicha respuesta nos llevó a un segundo cuestionamiento: ¿Qué es el Derecho Canónico? En seguida nos dijo: “consiste en una serie de cánones o normas que están organizadas en libros, mismos que nos van proponiendo reglas desde lo general hasta lo particular, esto en relación con el comportamiento de los obispos, sacerdotes, diáconos y laicos; sobre la administración válida o ilícita de los sacramentos. También este Derecho Canónico atiende delitos y penas, y en el último de los capítulos trata de los procesos que en determinados momentos se necesitan realizar para ventilar asuntos y discernir controversias”.

Al cuestionarle sobre cuáles son los lineamientos o parámetros que toma la Iglesia ante ciertos delitos, nos compartió lo siguiente: “Está respondiendo prontamente, pensando en primer lugar en la víctima y llevando también un proceso psiquiátrico, psicológico y jurídico para el victimario, siempre buscando que se haga la debida justicia”.

Para terminar le solicitamos una propuesta de trabajo en conjunto entre el Derecho Canónico y las leyes del Estado, ante problemas que no sólo atañen a la comunidad religiosa sino a toda la ciudadanía. “Irnos renovando, tanto en las leyes canónicas y en las leyes federales o civiles, siempre buscando el bien, pero ante todo la justicia en los delitos que son tan penosos para todos”.


Por último, nos hizo una invitación a informarnos de nuestros derechos y compromisos como ciudadanos, los cuales nos harán ser mejores personas.


Padre Jacinto Rojas Ramos, licenciado en Derecho Canónico


EL SEMINARIO de Xalapa celebró la Misa de inicio de cursos el pasado martes 10 de agosto, la celebración fue presidida por el Sr. Arzobispo Hipólito Reyes Larios. En la ceremonia, fueron presentados los sacerdotes formadores, quienes hicieron profesión de fe y juraron cumplir con la encomienda siguiendo la ortodoxia de la Iglesia. Además fue presentada la nómina de profesores para este periodo lectivo.

“La obediencia allana las cosas que parecen imposibles”


Teresa de Ávila

1 comentario:

  1. Anónimo6:59 p. m.

    Es maravilloso que existan sacerdotes como el padre Chava, eso nos permite a los laicos comprometidos, ver realmente la presencia de Cristo en cada uno de nuestros momentos.
    Nosotros pedimos mucho a Dios por la santidad de los Sacerdotes, entendemos su humanidad, pero ellos son las últimas esperanzas que tiene Cristo de mantener unida a su iglesia, ellos son la imágen del Cristo mismo entre nosotros, y si ellos no luchan contra la soberbia del demonio, la avaricia, y no nos permiten trabajar a los laicos, lastiman profundamente nuestra alma y nuestro corazón: Dios lo bendiga Padre Eliseo Muñoz y lo haga ser un hombre himilde y de fé

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan