Domingo 30 de marzo de 2008



Plana semanal del Seminario Arquidiocesano de Xalapa, Ver. MÉXICO
Desde el año 2000
Aparece los domingos en el Diario de Xalapa


EDITORIAL

Panta rei

No cabe duda que la afirmación de Heráclito respecto de la materia panta rei (todo fluye) sigue vigente hoy y es algo que predomina, pero no sólo con las cosas materiales, sino también en el hombre, en su propia vida. Se ha celebrado acontecimientos significativos para la gran mayoría de nuestra gente, lo que se le conoce como Semana Santa; también se ha gozado de unas merecidas vacaciones de una o dos semanas, según la organización de cada familia. Ahora todos nos incorporamos a las actividades ordinarias: la escuela, la oficina, los negocios, levantarse temprano y andar a las carreras para que los niños lleguen temprano a clases y uno al trabajo. “Todo fluye”, ciertamente. El mismo hombre no puede escapar ante esta realidad, lo que sí puede hacer es utilizar este transcurrir de las cosas y circunstancias para perfeccionarse él mismo y llegar a poseer lo que Aristóteles llama vida feliz.

Reunión de los “seminaristas últimos”
(Crónica del Encuentro Nacional de Seminaristas de 4º de Teología. Xalapa, Veracruz.)

EQUIPO DE SECRETARÍA
En la formación de los sacerdotes, quien está estudiando 4º año de teología, se dice que ya está en su último año del Seminario. Estos alumnos están en la sala de espera de la ordenación diaconal. Por eso, se reúnen cada año para compartir sus experiencias. Esta vez, la sede fue en nuestra casa de Xalapa. Concilio les presenta la crónica del evento.

El martes pasado, desde la mañana, el Seminario Arquidiocesano de Xalapa comenzó a recibir a los seminaristas que habrían de participar en el Encuentro Nacional de Seminaristas de IV de Teología provenientes de diferentes partes de la República.
Después de haber compartido los alimentos, todos nos dirigimos al salón Anexo del mismo Seminario, en donde, después de las palabras de bienvenida que dirigió el Pbro. José Juan Sánchez Jácome (secretario ejecutivo de OSMEX) y presentar a Mons. Hipólito Reyes Larios (Arzobispo de Xalapa y Presidente de la OSMEX), al Pbro. José Luis Torres Govea (Secretario particular de la dimensión de Seminarios) y al Pbro. Roberto Reyes Anaya (Rector del Seminario Arquidiocesano de Xalapa), se dio por inaugurado este Encuentro Nacional.

Mons. Hipólito Reyes Larios hizo la presentación de la Arquidiócesis de Xalapa haciendo un pronunciamiento detallado de la provincia de Veracruz y también de la importancia del santo patrono del Seminario de Xalapa, Rafael Guízar Valencia. Después, el Rector del mismo Seminario, dio la bienvenida a todos los participantes. Por último el Pbro. José Luis Torres Govea proveniente del Seminario de Colima y encargado de la agenda de Seminarios, presentó el objetivo de esta reunión.

Alrededor de las 4:30 p.m. comenzó la dinámica de presentación donde los seminaristas tuvieron la oportunidad de intercambiar vivencias y puntos de vista sobre el encuentro. Todos estaban muy participativos. Posteriormente tuvo lugar la primera conferencia que llevó por título: El sacramento del diaconado en la misión de la Iglesia impartida por el Pbro. Rafael Luna Cortés. Sin duda fue una presentación magistral.
A las 6:00 p.m. se tuvo un descanso donde se compartió un exquisito café veracruzano. A las 6:45 p.m., el Arzobispo Hipólito Reyes Larios presidió la Eucaristía de apertura de esta reunión. Cabe destacar la amable sonrisa que distinguió a nuestro Arzobispo a la hora de compartirnos su experiencia como diácono.

Dentro de su homilía resaltó la importancia del diaconado. Enfatizó la necesidad de una preparación espiritual previa a la recepción del diaconado, ya que este es el momento de la entrega y confirmación de la vocación: “El candidato acepta el celibato como una entrega generosa y así mismo renuncia a tener una familia propia. Es ahí donde se da la consagración”. El Sr. Arzobispo subrayó la necesidad de la humildad en quien recibe el orden del diaconado, porque Él observa que Dios trabaja con los humildes y débiles, cuya principal característica es la fe. Finalmente mencionó que la búsqueda de Jesús es fundamental en la vida del cristiano siendo así la Resurrección del Señor nuestra gran esperanza.
Al término de la Eucaristía se pasó inmediatamente a compartir la cena. Para cerrar actividades, en punto de las nueve de la noche se ofreció un concierto del grupo Arpegio de la Universidad Veracruzana bajo la dirección del maestro José Luis Araús. Este evento dio vida a todos los presentes con los sones jarochos. No pudo faltar la Bamba.

El miércoles siguiente, a las siete de la mañana comenzamos el día con el rezo de laudes y la Eucaristía. Tras disfrutar de un rico desayuno nos trasladamos al salón Anexo para comenzar nuestras actividades. A las 9:30 a.m., el Pbro. Rafael González impartió la conferencia titulada: La espiritualidad de San Rafael Guízar para los aspirantes al sacerdocio, en la cual resaltó algunos aspectos esenciales de su espiritualidad como la importancia que daba a la Eucaristía, centro de la vida del seminarista. También habló de su relación con los pobres y del gran valor que concedió a su Seminario que, en sus palabras, era como la pupila de sus ojos. Junto a esto, también mencionó tres aspectos que deben tener los sacerdotes: santos, sabios y verdaderos apóstoles de Jesucristo. Para reafirmar lo ya mencionado en la conferencia, regaló también un libro con la vida de san Rafael Guízar así como una reliquia del santo. A las 10:30 de la mañana se tomaron algunos acuerdos y se dieron unos avisos de OSMEX, estos fueron:

El Pbro. José Juan Sánchez Jácome explicó en qué consiste la Comisión Episcopal y sus áreas, también comentó cómo quedaron integradas las nuevas provincias eclesiásticas. Posteriormente el Pbro. José Luis Torres Govea dio a conocer las próximas reuniones de OSMEX. El Encuentro Nacional de Seminaristas de IV de Teología tendrá sede en Mazatlán, Sinaloa el próximo año. La reunión de Encargados de Curso Introductorio será en Colima del 28 de abril al 2 de mayo del año en curso. La asamblea de rectores tendrá como sede el Seminario de los Misioneros de Guadalupe, en Tlalpan, D.F. del 30 de junio al 4 de julio del año en curso, y el curso básico para formadores será en Toluca, Edo. de México, del 30 de junio al 18 de julio de este año.

Alrededor de las 11:30 a.m. salimos de paseo a la playa de Chachalacas. Cerca de las 2:00 p.m. ya estábamos listos para compartir los alimentos en un restaurante a orilla del mar. Al término de la comida, tuvimos un tiempo de esparcimiento en donde algunos dieron un paseo por la playa, algunos otros jugaron fútbol y otros, por falta de ropa adecuada para ese momento, simplemente caminaban. Se llegó el momento de partir y aproximadamente a las 7:00 p.m. salimos rumbo a Rinconada donde se compartió la cena en la parroquia de Santa María de Guadalupe. El regreso se dio alrededor de las 10:00 p.m.

El jueves, a las 7:30 de la mañana se iniciaron las laudes en la capilla del Seminario. A las 9:30 de la mañana se dio inició a la última conferencia de esta reunión nacional correspondiendo a cargo del P. Gilberto Suárez con el título: La formación permanente del presbítero. A las 10:30 se tuvo la dinámica de retroalimentación de la experiencia. En punto de las 11:30 de la mañana se tuvo la Eucaristía de clausura y a la una de la tarde se concluyó con la comida y la despedida.


Piedra Parada Cosautlán: tradición, talento y cortesía

EMMANUEL TORRES

7:00 de la mañana, sólo se escucha el canto alegre de los pájaros y de las palomas a lo lejos. El sol alumbra los cerros, los campos, los cafetales y las azoteas de las casas del pueblo pintoresco, en su mayoría, de lámina de asbesto.

Mientras tanto a las 7:30 a.m. en otro escenario: la capilla de san Isidro Labrador, celebrado el 15 de mayo, se escuchan algunas voces; son las promotoras de María, encargadas del arreglo de la iglesia para la celebración eucarística de la Vigilia Pascual en la noche santa, conocida como Sábado de gloria. Dialogaban entre risas y entusiasmo mientras se organizaban para las diferentes actividades. Finalmente, se pusieron de acuerdo y la tarea comenzó. Algunas señoras, afuera de la iglesia, deshojaban las flores para dejarlas caer desde arriba, cuando se entonara el canto de gloria. Por otro lado, en un rincón de la capilla, algunas señoras y jovencitas, con mucho cuidado inflaban globos para adornar el altar mayor. Las alturas no impidieron arreglar la cúpula, puesto que algunas de las acólitas se subieron para colocar telas de color blanco y azul.

Sin embargo, había una persona que dirigía todo, no era precisamente una mujer, indicaba dónde se colocarían los globos, las telas de 8 y 10 metros de largo y los arreglos florales. Se trataba de un joven de 27 años de edad que estudió hasta la secundaria. Trabaja durante la semana podando las matas de café y pintando casas cuando se lo piden. Su nombre es Luis Hernández Colorado. A él nadie le enseñó a decorar, a hacer arreglos florales, a elaborar alfombras de aserrín y mucho menos a combinar colores. “De la noche a la mañana se me prendió el foco y sólo empecé a arreglar. Les voy a ser sincero, la primera vez que arreglé la iglesia para un jubileo –jornada de oración y donación de vino, hostias e incienso- me daban ganas de llorar, porque imagínate, de pronto te salen bien las cosas sin practicarlas, da mucha emoción”. Con los ojos hacia arriba recordando y con una cara de emoción nos comentó.

Trece horas de trabajo se requirieron para que el altar luciera esplendoroso; los globos, las telas de colores y los arreglos florales quedaran en su sitio tal como se había pensado.

El reloj marcaba las diez de la noche. Había llegado el gran día: 22 de marzo Vigilia pascual 2008. Las personas se congregaban en el templo que a oscuras los esperaba. En el atrio el sacerdote revestido de blanco, cerca del fuego que habría de bendecirse, esperaba los últimos momentos para dar inicio a la celebración. La bendición del fuego abrió la gloriosa celebración, y después de haber escuchado las lecturas, se entonó el himno de gloria acompañado por el toque de las campanas y la lluvia de pétalos que cubría de gozo al pueblo que fervientemente cantaba. Desde aquel momento la celebración trascurrió con el mismo gozo.

La hora no importó. Posterior a la misa, alrededor de las 12 :00 a.m., en el atrio, las piñatas dieron alegría a todos los niños presentes; el pastel, los antojitos y los refrescos propiciaron un ambiente de confianza en medio de cantos y dinámicas.

La alegría caracterizó esta Semana Santa y no podía ser de otra manera; ya que era la primera vez que esta comunidad tenía a un sacerdote para la celebración de la Semana Mayor. En esta ocasión fue el presbítero Héctor Jiménez -integrante del equipo formador del Seminario Mayor de Xalapa- quien encabezó esta celebración.

Sin duda alguna nunca olvidaremos a ese pueblo hermoso y a sus 1625 habitantes que se mantienen del trabajo de la caña, del café, del maíz y del frijol. De este lugar provienen los famosos arcos que adornan diferentes iglesias en sus fiestas patronales, entre ellos destaca el arco donado a la Catedral de Xalapa cada año en la festividad de san Rafael Guízar Valencia. ¡Gracias Piedra Parada por habernos recibido con tanto amor y respeto: Pueblo lleno de tradición, talento y cortesía!


CONCILIÁBULO

¿Carnaval de Semana Santa?

En una de las congregaciones que visitamos nos encontramos un carnaval de Semana Santa. Un pueblo en verdad inculto, rústico. Cualquier persona medianamente enterada sabe que el carnaval celebrado en grande en muchas ciudades termina con el Miércoles de Ceniza. Lo que sí parece muy bien es celebrar la Feria de la Vida luego de la Semana Santa. Esto quiere decir que la verdadera fiesta debe empezar con la Pascua, o Resurrección del Señor. Y así hay que llamarla, como se hace en Xalapa. No hay que hacer una copia servil con los carros usados en Veracruz ni carnavales en Cardel o Rinconada en otras fechas contra toda la tradición, la cultura y la historia. Feria de la Vida que respete también la historia y la cultura.


Un país de reprobados

Con millones de niños y jóvenes, volvemos a clases. No deja de preocuparnos haber sido calificados los mexicanos como los últimos en el aprendizaje. Un país de reprobados. ¿Qué nos pasa? Sin duda, se ha hecho gigantescos esfuerzos de parte de autoridades y hay escuelas por todas partes, pero algo está fallando. Una cosa elemental es quitar el memorismo y que en el lenguaje nunca se use una palabra cuyo significado nos sea desconocido. El uso masivo de la televisión y de los juegos, sobre todo, está haciendo mucho daño a los niños. Hemos vuelto a la era de la imagen. No hay que olvidar que en el mundo prehispánico no se conocía el alfabeto: todo era story boards. Hemos pasado de una imagen a la imagen sin haber dominado el alfabeto.

Otro libro de Villoro

Nos ha llegado el más reciente libro de Luis Villoro: Los retos de la sociedad por venir. Ensayos sobre justicia, democracia y multiculturalismo (FCE, México, 2007). En éste defiende las ideas que ha expresado también entre nosotros y que, para algunos, suenan extraño. Luis Villoro, el filósofo, es el ideólogo nada menos que del EZLN. En este libro están las bases de su teoría. Por otro lado, hay que recordar que el mundo se está moviendo dialécticamente entre la globalización y el provincianismo. El caso Kosovo es el episodio más nuevo. Lo curioso es que las ideas fundamentales van en contra del liberalismo, que fue la esperanza de salvación de casi todas las sociedades del mundo. Ahora la idea clave es la interculturalidad y el ideal de un Estado plural en el que a cada grupo, a cada etnia, le sean reconocidas sus particularidades.


“¿Qué importa saber lo que es una recta si no se sabe lo que es la rectitud?”
Séneca

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

sus comentarios nos ayudan