Domingo 8 de abril de 2007

Plana semanal del Seminario Arquidiocesano de Xalapa, Ver. MÉXICO
Desde el año 2000
Aparece en el Diario de Xalapa


EDITORIAL

La Resurrección

Con el Domingo de Resurrección se termina la celebración de la Semana Santa. Después de revivir la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, ahora nos disponemos a poner en práctica, con renovado entusiasmo, nuestra fe en Cristo. Ya que no son hechos del pasado que recordamos, sino que son hechos que se refieren a nuestra realidad actual y que nos invitan a aportar acciones que ayuden a que este mundo sea un mejor lugar para vivir. Así como Cristo venció a la muerte con el amor, así también estamos llamados a combatir el mal con el bien y llevar su amor a nuestros hermanos. El amor cristiano es el que hace que se dé la vida por el prójimo, y al estar exento del egoísmo y la falsedad que tratan cada vez con más ahínco de prevalecer en nuestra sociedad, los combate con su fuerza renovadora.


¿Alguien no debe vivir?

MARISSA PONCE DE CHÁZARO

La vida no es cuestión de acuerdos ni de consenso ni depende de la opinión. Se sabe que en el acto mismo en que un nuevo ser humano es creado no sólo participan un óvulo y un espermatozoide sino que está la participación de algo, gracias a lo cual, sucede. Ese algo es el principio de vida. Es un principio que ha existido desde mucho antes que cualquiera de nosotros viviera, no nos pertenece, no tenemos dominio sobre él y permanecerá aun cuando nuestra vida haya terminado.

Este principio no depende de que nosotros queramos o no queramos vivir o no vivir, co-participar o no en la creación o en la preservación de nuevos seres. Va más allá de cualquiera de nuestras capacidades, habilidades, gustos, decisiones y necesidades, de ahí que no corresponde a ninguno de nosotros pretender terminar con la vida ni en lo general, es decir, como principio (cosa que es imposible, porque está fuera de nuestro alcance) ni en lo particular, como en “las vidas”, puesto que ellas existen gracias a su acción.

Es verdad, que lo que generalmente se suma a este renglón del tema de la vida es la libertad de las mujeres embarazadas pero, también es verdad que se olvida incluir la libertad de alguien más y que no es la mujer embarazada, es decir la del ser que ahora crece, y que ahora es gracias a ese principio. El crecimiento lo reconocemos por las ciencias que distinguen que en la matriz no se “anidan” un óvulo y un espermatozoide por separado sino que hay cierta complementación en la cual se adquiere –gracias al mismo principio- la posibilidad de tener un nuevo aspecto, el de “un nuevo algo”, además de adquirir -si le es permitido, es decir, si se le deja en libertad- la posibilidad de alcanzar su perfección de ser un humano.

Ahora, se sabe también que “ese algo” no es un "producto" ya que no ha sido producido por el hombre ni de modo industrial ni mecánico ni artesanal. Se trata de un nuevo ser y es humano, al igual que es ser humano quien lo alberga en su vientre pero, ni es el mismo ser ni le pertenece puesto que ni es un líquido corporal ni una segregación de sus glándulas ni algo metabolizado por su cuerpo, ni un órgano ni nada similar, ni se trata tampoco de una bacteria o de un virus, se trata de “algo co-creado”, es decir, creado junto con o en relación con otro ser humano y en conjunto con el principio de vida. De ahí que adquiera las propiedades de los co-creadores y ya no se hable de “algo” sino que sea reconocido como “alguien”.

Es verdad que en el tema de la vida en ocasiones se incluyen cuestiones de actitud o de creencia o, incluso, de disputa entre las personas, como por ejemplo "la responsabilidad de los hechos", "la capacidad de decidir", "la libertad de movimiento" o incluso las cuestiones materiales o de tiempo o de proyectos, todo ello pertenece a otros ámbitos y no al de la vida. El principio es superior a todo eso y hay que evitar incluirlo: la co-creación de un ser no tiene que ver con que tal persona haya sido o sea responsable o no, tenga tiempo o no, tenga recursos o no. Lo que aquí se está defendiendo es el principio mismo de la vida, a quienes ya han sido animados por él y a quienes así lo serán.

Por las ciencias también se sabe que el impulso de acabar con la posibilidad de vida -de otro ser o la propia- es uno solo, así que igual dará para la persona -en lo corto o a la larga- que se trate de acabar “con ello” en un lugar que disponga de recursos, o que se haga en un callejón al lado de un basurero: lo que el impulso busca es acabar con la vida o con las expectativas, o con la falta de ellas, y la persona debe ser atendida por la psicología, ciencia a la cual le corresponde.

Si lo que se busca es una discusión seria sobre el asunto de la vida, hay que empezar distinguiendo, no se trata de hacer una ensalada de cosas, tampoco se trata de llamar las cosas con nombres que disfrazan la realidad. Todos queremos alcanzar la verdad, de ahí que pueda darse el apasionamiento y se incluyan cosas que no son, se entiende, pero también hay que entender que se atenta contra el principio de vida y contra quienes ya gozan del efecto de ese principio en su ser.

Ahora, si se piensa que no es de la vida de lo que se está hablando o no interesa participar de ella ni que ella continúe, pues entonces habría que irse decidiendo por otra postura igual de errónea, habría que despenalizar la posibilidad de deshacerse de "los productos" a los que ya les hemos permitido ver la luz, porque, finalmente, si de lo que se trata es de salvar “nuestra libertad” y de preservar “nuestra vida”, y si queremos acabar con otra, pues ¿por qué no empezar con la de los que ya conocemos y tenemos al lado y cuya vida "nos pertenece", porque se dice que “ya nos pertenecía” desde que estaba en nuestro vientre?

Es tiempo para corregir, se sabe que a veces pueden doler las cosas que se viven pero no por ello se debe acabar con la vida, ni la propia ni la de los demás. Es mejor reconciliarse para darse cuenta de que la historia no se ha terminado ni se conoce todo ni se tiene todo bajo control ni tampoco todo fuera de él, hay cosas superiores que permanecerán siempre y que se realizan por sí mismas si no se les obstaculiza. A quienes estamos vivos nos fue permitido tener la posibilidad de descubrirlo. Ahora, ¿por qué no lo permites tú?



Tesis
El método filosófico en la obra de Manuel R. Gutiérrez

RAFAEL CESSA JÁUREGUI

Manuel R. Gutiérrez fue el segundo director de la Escuela Normal Veracruzana al ser sucesor de Enrique C. Rébsamen. La nueva faz de la evolución del método es la obra en la que trabajo y corresponde tanto a la educación como a la teoría del conocimiento. En cierta parte de la presentación de la obra ingreso al campo de la ética por la cuestión de la idea de Dios y las cuestiones morales en las escuelas.

Ya en la dirección de la Escuela Normal, le preocupó a Gutiérrez el problema filosófico de la educación en relación con el método. Sus especulaciones lo llevaron a resultados que discreparon con el concepto que sobre método pedagógico habían emitido y sostenido los señores Rébsamen, Justo Sierra y Manuel Flores.

Lo que está a la base de la discusión es la cuestión de la filosofía positiva como modelo de enseñanza en las escuelas, es decir, la pura ciencia, incluso en la presentación de contenidos de la ética.

Gutiérrez se plantea el problema del criterio filosófico. El modelo de enseñanza para Rébsamen es Francia y el de R. Gutiérrez es la Escuela Normal de los Estados Unidos.

Lo que Rébsamen afirma es que el método posee dos elementos constitutivos: el subjetivo y el objetivo. El elemento subjetivo se refiere a la realidad del sujeto al que va dirigida la enseñanza, y es ahí en donde entran todas las capacidades, habilidades y aptitudes del educando para recibir la parte objetiva del método. Al referirse al elemento objetivo no habla más que del contenido de la asignatura, es decir, de todos aquellos datos que están considerados dentro de la materia.

Manuel R. Gutiérrez afirma la absoluta unidad del método y que éste es esencialmente subjetivo, sin que haya en él elemento lógico-objetivo, excluye toda diferencia radical entre sus adaptaciones a la investigación científica de la verdad y a la educación intelectual y moral. La nueva faz de la evolución del método consiste en el reconocimiento de que el método es esencialmente subjetivo, de que no hay método objetivo, porque es un orden del pensamiento, no de las cosas. La ciencia de la botánica no está en las flores, raíces y hojas, dice, está en la mente que piensa y conoce. En mi investigación hago un balance general de las posturas de ambos autores.



CONCILIÁBULO

Presentación del libro "Jesús de Nazaret"
El próximo viernes 13 de abril, en la ciudad del Vaticano se presentará el libro "Jesús de Nazaret", escrito por Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, quien lo inició antes de ser nombrado papa. Es un primer tomo de diez capítulos, que abarca desde el bautismo en el Jordán hasta la transfiguración, por lo que se esperan más tomos próximamente. Estaremos pendientes para adquirirlo antes de que se agote.


El juicio recto
La ética estudia este juicio que tiene presente las exigencias de los actos humanos conscientes y libres. Debe ser de conciencia cierta, verdadera, libre de error y de dudas y se realiza con serenidad y verdad, buscando el bien último y atendiendo a la bondad o maldad de un acto. Este juicio puede verse afectado por lo que obstaculiza la voluntad, a saber, el miedo, esto es, la turbación interior producida por la amenaza de un mal presente o futuro; las pasiones que son los impulsos o emociones que impulsan a actuar o a no actuar tomando en cuenta sólo lo que se siente o se experimenta; y la violencia (física, moral o psíquica) que se entiende como la presión de un factor externo al hombre o a la mujer y que le obliga a actuar en contra de su voluntad. Cuando alguno de estos obstáculos de la voluntad está presente también puede decirse que el juicio está siendo afectado, ha dejado de ser recto y ha dejado a la persona indefensa ante la presión de las ideologías, del ambiente y de las pasiones humanas.


Vacaciones
Después de vivir el Triduo Pascual en las comunidades donde les tocó hacer su labor misionera, los seminaristas y los padres formadores, disfrutarán de una semana de muy merecido descanso. Les deseamos que lo disfruten en compañía de sus seres queridos.

2 comentarios:

  1. Anónimo11:47 a. m.

    Muchas felicidades a todos los que presentaron sus tesis. Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:39 p. m.

    Felices Pascuas de Resurreccion.
    Desde Ciudad de mexico.
    Miguel Cedillo Medina.

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan