Domingo 30 de julio de 2006


Plana semanal del Seminario Arquidiocesano de Xalapa, Ver.
MÉXICO
Desde el año 2000
Aparece en el Diario de Xalapa


E D I T O R I A L
Es apoyo a la sociedad


Este domingo es día del Seminario en la Ciudad de Xalapa. Este Seminario lleva el nombre de beato Rafael Guízar Valencia. Es verdad que el Seminario tiene un lugar y espacio concretos, pero el seminario también es un tiempo destinado a la formación y al discernimiento de los seminaristas. El objetivo más profundo del Seminario es el de hacer conocer íntimamente a los seminaristas aquel Dios que en Jesucristo nos ha mostrado su rostro amoroso. Por esto es necesario en el Seminario un estudio profundo de la Sagrada Escritura como también de la fe y de la vida de la Iglesia, en la cual la Escritura permanece como palabra viva. El papel de los formadores es decisivo: la calidad de los sacerdotes en una Iglesia particular de Xalapa depende en buena parte de la del seminario y, por tanto, de la calidad de los responsables de la formación. Ayudemos todos al Seminario con nuestro apoyo espiritual y económico ya que es necesario que haya jóvenes que se consagren a Dios para la perfección de nuestra sociedad tan necesitada de hombres de Dios que nos recuerden que existe una esperanza imperecedera y eterna.


DÍA DEL SEMINARIO
PBRO. RAFAEL FERNANDO VELASCO H.
Ecónomo del Seminario

La jornada de colecta anual a beneficio del Seminario Arquidiocesano de Xalapa “Rafael Guízar Valencia”, se realiza desde hoy hasta el 5 de agosto. Esta colecta representó el 20% de los ingresos totales del Seminario en el 2005, con lo cual se lograron sustentar una parte de las necesidades.

Para la ejecución de la jornada actual se conformó el Patronato “Amigos del Seminario Rafael Guízar Valencia A.C.” con la participación de personas que, de manera voluntaria, coordinan los proyectos de recaudación de fondos cuyo fin es el sostenimiento del Seminario.

Con la entrega de sobres a las parroquias, se pretende recaudar la aportación voluntaria de las personas y, al mismo tiempo, exhortarlos a apadrinar una “beca” mensual de formación de uno de nuestros futuros sacerdotes. Esta aportación mensual equivale a los gastos generados por persona durante un mes.
Los días 4 y 5 agosto se realizará un boteo en la Ciudad de Xalapa en los que se solicitará el apoyo de las parroquias. La participación y la cooperación serán invaluables.




Provocación fundamental a un vuelo más alto
JUAN BERISTAIN DE LOS SANTOS


El Seminario es equivalente a vocación o llamada de Dios. La persona llamada por Dios vive en el seminario y se le llama seminarista.

Para vivir la vocación de seminarista se requiere, por supuesto, una cierta dosis de locura, como para todas las cosas radicales y que se apoderan por entero de nuestro corazón y de nuestros sentidos; se requiere del seminarista aún más locura que cuando se juega la vida por defender a alguien o algo muy valioso que para la mayoría del mundo no le parece de tanto valor e importancia.

Para el seminarista son mil veces mejores estas sanas locuras de responder a la llamada de Dios que la insensata demencia de quien no piensa más que en sí mismo y no se siente llamado por nadie ni sabe llamar a nadie. Se trata para un seminarista de iniciar la búsqueda de lo fundamental para su vida: toma de conciencia para vivir los valores. La conciencia de que es posible darle a la existencia un sentido pleno amando a sus hermanos necesitados de Dios, de que puede apostar su juventud por algo grande que a los ojos del mundo no tiene ningún valor ni actualidad, jugándose su necesidad de afecto para vivir en la soledad fértil del silencio, su capacidad de relación, su exuberancia sexual, la riqueza de su sensibilidad, su saber entregarse con el verdadero Dios de Jesucristo y quien se le propone como amigo, como maestro, como el viviente, como quien puede colmar la profundidad de su alma y responder plenamente a las exigencias de la llamada de Dios que perdona y ama incondicionalmente.

La elección vocacional del seminarista es un proceso de encuentro con Dios que habla en el silencio a lo largo del cual la libertad aprende fatigosamente a superarse y a tender hacia arriba, donde se enrarece el aire y se siente el vértigo; no es un instante de fácil atracción impulsiva que da tan sólo la ilusión de la libertad o que no es más que un sucedáneo de la misma. Lo que se quiere decir es que la vocación del seminarista no se adecua necesariamente a las cualidades, no es una fotocopia exacta de lo que uno sabe hacer, no se elige en función de las propias dotes y cualidades ni de un “test” de aptitud. Alguien llama en función de un proyecto y para realizar un designio que, por lo general, va mucho más allá de lo que el ser humano sabe hacer o en lo que está seguro de tener éxito. Ese alguien es el Dios de Jesucristo que ama, perdona y pide siempre el máximo... y aún más, si es posible. Por eso nadie que se siente llamado por Dios puede excusarse alegando que no es capaz, que no se siente con fuerzas, que el compromiso es excesivo, que no tiene la competencia necesaria, que le da miedo, que no coincide con sus gustos, etc.

Hoy en día ya no hay muchos seminaristas porque entre los jóvenes ya no existen límites evidentes entre lo que es bueno y lo que es malo, entre el “sí” y el “no”. Hoy todo es dudoso, indeterminado e indiferenciado, por eso la libertad de los muchos jóvenes ya no se siente provocada a elegir, o temerá hacerlo precisamente porque faltan los puntos de referencia y no están claros los criterios para la toma de decisiones; de ahí la incapacidad de decidir o la desorientación de la intención y la acción para embarcarse en el proyecto de Dios que sigue llamando y buscando a quien desee soñar la unión entre el verdadero Dios y los hombres. Si sientes que Dios te llama a un proyecto de realización humana y felicidad divina, no tengas miedo porque es mejor el miedo a no estar a la altura, o la conciencia de la propia pobreza ante un ideal digno de tal nombre, que la elección de un objetivo abordable y la presunción de poder conseguirlo. Y precisamente con esta paradoja coincide lo que afirma el poeta y narrador Max Jacob: la verdad de uno mismo es casi siempre inverosímil, mientras que lo verosímil es el cliché.




Amigos del Seminario
ERNESTO PÉREZ ASTORGA

Recibí la invitación de formar parte del Patronato “Amigos del Seminario” en una cena con el Exmo. Sr. Arzobispo de Xalapa Don Sergio Obeso Rivera, desconociendo de lo que se trataba, pero en el momento que nos comentó el objetivo, acepte inmediatamente, ya que para mí el Seminario es la actividad mas importante que pueda tener un laico como apostolado y aun mas tratándose de un Seminario iniciado por nuestro santo Obispo Mons. Rafael Guizar y Valencia.

Se trata de un gran compromiso por fortalecer la economía del Seminario ya que al separarse de la Arquidiócesis el Seminario tiene la responsabilidad de generar sus propios ingresos para salir adelante por lo que se requiere de un nuevo plan estratégico para la captación de recursos.

Esperamos que este proyecto fortalezca la economía sistematizando nuestras colectas, proyectos de becas y aportaciones especiales y haciendo proyectos productivos en lo que respecta al Rancho San José y diplomados en el Seminario en el verano.

Eso nos llevará a tener unas instalaciones dignas para los seminaristas, ampliar nuestra capacidad instalada para crecer en captación de vocaciones, invertir en capacitación y actualización permanente de nuestros formadores para tener un nivel de excelencia, plantear nuestro crecimiento en infraestructura en lo que respecta a la construcción de la capilla, el auditorio y el aula virtual para ser la mejor opción en la que las diócesis hermanas puedan enviar a sus seminaristas.

Mi deseo para los seminaristas es que definan su vocación, alcancen la perseverancia final y lleguen a ser santos sacerdotes ya que a los laicos nos corresponde asumir la responsabilidad de velar por cubrir sus necesidades hasta llegar a su ordenación.



CONCILIÁBULO

PRESTIGIO DEL SEMINARIO
El Seminario Arquidiocesano de Xalapa es una institución centenaria, inaugurado el 1º de noviembre de 1864 por el primer obispo de Veracruz Mons. Francisco Suárez Peredo. Se reconoce que conserva un merecido prestigio en nuestro país por la seriedad en su formación y por los frutos que ha dado a lo largo de más de un siglo de existencia, tanto a nuestra arquidiócesis de Xalapa como a las demás diócesis del estado de Veracruz y de algunas otras Iglesias hermanas. El Seminario Arquidiocesano de Xalapa Rafael Guízar Valencia en su larga trayectoria, ha sido y sigue siendo una de las preocupaciones principales de los obispos de Xalapa por todo lo que representa y significa para la vida de fe de la Iglesia que peregrina en la zona de Xalapa.



“LA NIÑA DE MIS OJOS”
El beato Mons. Rafael Guízar Valencia, quinto obispo de Veracruz, tuvo un amor y una predilección especial por su seminario hasta el punto de llamarlo “la niña de mis ojos”, lo mantuvo abierto aún en medio de la persecución religiosa, siendo el único seminario en México que no cerró sus puertas aunque anduvo itinerante y en la clandestinidad por los tiempos difíciles que enfrentó. Mons. Rafael Guízar no escatimó nada por su Seminario porque siempre lo consideró como casa indispensable para formar a los sacerdotes sabios y santos que condujeran a los fieles hacia Dios en la verdad y santidad.



BREVE CRONOLOGÍA


1864
El Primer Obispo de Veracruz Mons. Francisco Suárez Peredo firma, el 31 de octubre, el Decreto de Erección del Seminario.

1870

Se estrena el nuevo edificio construido ex-profeso para el Seminario en las calles de Revolución y Clavijero.

1914

Deja de funcionar el Seminario por la Primera Guerra Mundial y la guerra de Revolución en México.

1919

El 30 de noviembre es nombrado V Obispo de Veracruz D. Rafael Guízar Valencia, hoy beato.

1920

El 11 de noviembre abre sus puertas nuevamente el Seminario.

1921

Es expropiado el edificio del Seminario por el gobernador Adalberto Tejeda el 15 de noviembre. Inicia un período de éxodo por varias casas en México siempre cuidado por su obispo.

1938

Muere Mons. Rafael Guízar Valencia.

1941

Mons. Manuel Pío López traslada el Seminario de México a Xalapa. Ocupan la casa de Úrsulo Galván.

1960

El 24 de junio, Mons. Emilio Abascal promueve la construcción del nuevo Seminario, designa al P. Miguel Sainz encargado de la construcción.

1975

El seminario adopta la forma de Seminario Regional de Veracruz. En septiembre alberga las diócesis de Papantla, San Andrés Tuxtla, Veracruz, Tuxpan y la Arquidiócesis de Xalapa.

1985
Se adopta la forma jurídica de Seminario Interdiocesano y se le pone el nombre del Santo Obispo de Veracruz: Mons. Rafael Guízar Valencia.

1998
Por común acuerdo de los obispos, se decide extinguir la experiencia del interdiocesano al término del curso escolar 1988-1999. La decisión es aprobada por la Congregación para la Educación Católica.

1999
Nuevamente vuelve a la forma de Seminario Arquidiocesano de Xalapa.






3 comentarios:

  1. Juan Carlos Arceo11:28 a. m.

    Hola amigos:

    Con mucho gusto me sumo a la jornada pro seminario. Pero también creo muy importante que, además de la contribución al seminario, conozcamos también a nuestros seminaristas para apoyarlos en sus necesidades.

    Los edificios cuentan mucho, son indispensables para una buena formación, pero sus hombres son mucho más importantes.

    Cuántas veces un seminarista necesita apoyo para sus libros, para asistir a algún curso durante el verano y se ve impedido por no contar con los medios para hacerlo.

    O durante el curso en el seminario, cuando realizan trabajo pastoral en las parroquias y por falta de recursos no llevan a cabo un retiro para los jóvenes, niños, adultos... por falta de recursos.

    Apadrinarlos es un excelente medio para hacerlo, pero también para seguirlos en sus inquietudes, en sus anhelos, en sus temores, y poner lo que está de nuestra parte para que, delante de Dios, los apoyemos para que sean santos seminaristas hoy y santos sacerdotes mañana.

    Dios bendiga todo este trabajo al cual me sumo con mucho gusto.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:22 p. m.

    Quiero felicitar a todos lo que contribuyen para esta pàgina electronica. Creo que es una buena forma para evangelizar y dar a conocer a Cristo y su mensaje de amor.

    Mucho ànimo a todos y estaran en mis oraciones. Que Dios los bendiga en esta tarea tan grande.

    Atte: jimenezj99@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar
  3. Hola, me gustaria saber de cuanto es la aportacion mensual y a donde dirigirme?? Gracias. Dejo mi correo e.gole@hotmail.com

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan