Domingo 2 de julio de 2006


Plana semanal del Seminario Arquidiocesano de Xalapa, Ver.
MÉXICO

Desde el año 2000
Aparece en el Diario de Xalapa


E D I T O R I A L

El poder del pueblo

Toda democracia está en construcción permanente, y la nuestra no es la excepción. Es proceso y es resultado de un trabajo arduo y constante: el trabajo del pueblo entero, de toda la nación. Nuestro pueblo es fuerte, y si bien es joven tal como hoy lo conocemos, es también un pueblo grande, maduro, gracias a sus raíces que no han sido del todo olvidadas, ni en su lengua ni en sus tradiciones, ni en su gente misma, nuestra gente.

El proceso democrático bien realizado, responsable y respetuoso, llevará al resultado democrático de la equidad y de la justicia, promesa de unos y anhelo de todos, pero si no se sigue este proceso, no se dará la democracia, no se hará democracia, no se vivirá tal.

A nuestro pueblo hoy le corresponde hacerse oír y seguir construyendo su democracia y su futuro, seguir manifestando su poder y responsabilidad. Creemos que hay suficientes razones para comprender que nuestra voz, que se traduce en votos, se debe escuchar, y este es el verdadero poder del pueblo.


Noticia
El Papa ha fijado fecha de canonización
ELÍAS RAFAEL SOTO CÓRDOBA

El día de ayer, primero de julio, el santo padre Benedicto XVI, reunido con algunos padres cardenales en Consistorio, fijó la fecha para la canonización de monseñor Rafael Guízar Valencia.

Dios mediante será el 15 de octubre en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Muchas generaciones han esperado la canonización de monseñor Guízar y a nosotros, a Dios gracias, nos tocará ser testigos de este acontecimiento de salvación.

Muchos han trabajado a lo largo de más de 50 años de proceso. Recordemos con gratitud a monseñor Manuel Pío, a monseñor Emilio Abascal, agradecemos a nuestro obispo don Sergio Obeso Rivera. También recordamos con gratitud a los señores canónigos Justino de la Mora y Agustín Fuentes, que en su momento fueron vicepostuladores.

Reconocemos y agradecemos la labor del padre Rafael González Hernández, actual vicepostulador. Y desde Xalapa agradecemos al padre Romualdo Rodrigo, OAR, quien funge como postulador romano. A todos aquellos que con su grano de arena colaboraron para que monseñor Guízar sea proclamado Santo ¡Que Dios les bendiga abundantemente! Beato Rafael Guízar Valencia: ¡Ruega por nosotros!



Artículo

Santidad en la vida humana del sacerdote
JUAN BERISTAIN DE LOS SANTOS

La figura que se tiene en la sociedad del presbítero o sacerdote católico es frecuentemente parcial o incompleta debido en parte a los acontecimientos negativos en los que se ha visto envuelto. Lo que son ellos y la dignidad no les viene a los sacerdotes a causa de su comportamiento sino de Dios que los elige, los transforma, los hace santos y les da una misión.

Toda la comunidad cristiana y la sociedad debe tener sacerdotes santos, sabios y comprometidos en la dimensión divina y humana. Pero la santidad, la sabiduría y el compromiso no aparecen en ellos por generación espontánea, Dios la da y la comunidad cristiana tiene que pedirla a Dios para sus hermanos sacerdotes. Tener sacerdotes santos es un don de Dios que la comunidad recibe por haber suplicado humilde y sinceramente en oración al Dios amoroso y misericordioso.

El sacerdote católico siempre esta viviendo en una continua tensión que le exige sintetizar en su identidad dos aspectos: lo humano y lo divino, fidelidad a sus hermanos y fidelidad a Dios. Grande es la dignidad de los sacerdotes, pero no menor la obligación que pesa sobre ellos. Los sacerdotes suben a gran altura, pero se impone que a ella vayan y estén sostenidos por extraordinaria virtud; de otro modo, en lugar de recompensa se les reservará gran castigo, como opina San Lorenzo Justiniano.

San Pedro Crisólogo dice a su vez que el sacerdocio es un honor y es también una carga que lleva consigo gran cuenta y responsabilidad por las obras que conviene a su dignidad (...). Todo cristiano ha de ser perfecto y santo, porque todo cristiano hace profesión de servir a un Dios Santo. Perfección que se debe manifestar en cada aspecto en el que viven los cristianos, siempre buscando hacer la diferencia por la excelencia y perfección de ser y hacer en la sociedad. No es una santidad y perfección que se queda sólo en la dimensión privada, sino que transforma la sociedad en lo que exige ser renovada y potenciada.

Según San León, cristiano es el que se despoja del hombre terreno y se reviste del hombre celestial. Por eso dijo Jesucristo: sean perfectos, como vuestro Padre Celestial es perfecto [Mt 5, 48]. Pero la santidad del sacerdote ha de ser distinta de la del resto de los laicos, observa San Ambrosio, y añade que así como la gracia otorgada a los sacerdotes es superior, así la vida del sacerdote tiene que sobrepujar en santidad a los laicos (...) y San Pedro Pelusio afirma que entre la santidad del sacerdote y la del laico ha de haber tanta distancia como del cielo a la tierra.

Esta distinción no indica superioridad sino humildad y servicio para que el sacerdote ayude a sus hermanos, en cuerpo y espíritu, ser imágenes del Dios de la alegre misericordia y del perdón incondicional. Distinción que hace del sacerdote un hombre de comunión que toma en cuenta a sus hermanos para recibir consejo y parecer en las grandes decisiones y responsabilidades de la comunidad. Distinción que hace que el sacerdote no tenga el monopolio de la santidad y de la dirección de la vida de la comunidad, ni menosprecie a sus hermanos más sencillos en la participación de las grandes soluciones a las necesidades espirituales y materiales del mundo del siglo XXI.

Santo Tomás enseñaba que todos estamos obligados a observar los deberes exigidos por el estado de vida que elegimos. Por eso el clérigo o sacerdote, dice San Agustín, está obligado a aspirar a la santidad (...) y Casiodoro escribe: “El eclesiástico está obligado a vivir una vida celestial." “El sacerdote está obligado a mayor perfección de vida”, como asegura Tomás de Kempis, pues su estado es más sublime que todos los demás. Y añade Salviano que Dios aconseja la perfección a los laicos, al paso que la impone a los clérigos. Si el sacerdote está llamado a santidad y la vida sublime es para que sus hermanas y hermanos alcancen la plenitud del amor en sus vidas ya desde ahora.

Los sacerdotes de la antigua ley llevaban escritas estas palabras en la tiara que coronaba su frente: SANTIDAD PARA YAHVEH (Ex 39, 29) para recordar la santidad que debían confesar. Las víctimas que ofrecían los sacerdotes habían de consumirse completamente. ¿Por qué? pregunta Teodoreto, y responde: “Para inculcar a aquellos sacerdotes la integridad de la vida que han de tener los que se han consagrado completamente a Dios.

Decía San Ambrosio que el sacerdote, para ofrecer dignamente el sacrificio, primero se ha de sacrificar a sí propio, ofreciéndose enteramente a Dios. Y Esiquio escribe que el sacerdote debe ser un continuo holocausto de perfección, desde la juventud a la muerte. Ahora el sacerdote católico se ofrece a Dios para estar presente y ayudar en todas la dimensiones de la vida de sus hermanos para hacer un mundo donde se ame a Cristo que transforma la sociedad en un mundo donde todos puedan vivir la justicia, la paz y la verdad ya, desde este mundo.



Artículo
El charlatán o del demagogo mexicano
MARCO ANTONIO ANTÚNEZ

Los demagogos son la versión timorata de dos tipos de hombre muy temidos en la Grecia clásica por sus talentos y su incidencia social: los sofistas y los tiranos. Estos demagogos son políticos de fecunda labia y torpes por antonomasia; sus trucos, a todas luces falaces y abundantes en palabras. Tampoco son recitadores de valía, no si respetamos la definición de Cicerón, que considera la oratoria un arte retórico y argumental, donde las ideas son revestidas de otras para salir a flote de manera sencilla y con oficio de letras. Son más bien hablantines que persiguen el apoyo de un grupo.

Son cortos de ideas y llevan los enfrentamientos al modo de la querella, plantando el escándalo y la desvirtuación del otro; no pretenden infundir sino difundir; su discurso supone la masificación del escucha –o el complejo de “la bola”, o “camarón dormido”, también conocido como el efecto “andén del metro”–, y tocan las fibras más sensibles del (sin)sentido comunitario, exaltando los valores y denigrando a sus contrincantes, exponiendo su torpeza con el patetismo melifluo que caracteriza “ese” tonito cursi.

Ambicionando delatar la torpeza del prójimo, se acaba mostrando la propia. En buena parte porque sus procedimientos están montados en poca lógica y tienen, cuando algo de coherencia los ilumina, una apariencia de “argumento desvencijado”. No tienen un control mínimo del léxico ni de la prosodia que es, fundamentalmente, lo grácil de un discurso. El político mexicano es claro ejemplo: todos sus yerros proceden de la ignorancia y la estupidez, al menos en la presentación frente a su público; acerca de su papel como funcionario… el problema es ético y, “en ocasiones”, judicial.

Los estigmas del líder resultan fruto de velar por la demagogia y no por la lógica, la retórica y la moral. Quienes celan el bienestar común exigirán cuenta y razón del discurso y los hechos, del cuidado que se tenga del lenguaje y el proceder. Me permito precisar: el bienestar común incluye la sanidad del intelecto, la buena educación; esto es: que se ofrezcan ideas, coherencia y refinamiento. Igual que la nutrición: mejor es comer ensaladas, carnes, y refrescos naturales que consumir frituras, carnes con tomatillo y Coca-cola; son mejor conceptos y juicio, que demagogia.
La persuasión es algo temible, llevada al culmen de su propósito por los sofistas y los tiranos; pero más alarmantes son los acarreos populacheros que denigran la inteligencia de los inmiscuidos. Lo menos que se reclama es decoro en los parloteos y debates – ¿debacles?– por el poder, sin tanta rusticidad en su obrar. Los votantes no somos el medio para acceder al poder; no somos instrumentos ni una masa sin criterio, sino el fin por el cual existe el sistema de orden que nos rige. Aguas con este domingo.

Es una lástima que hoy en día los aspirantes al gobierno, aledaños e integrantes de las cohortes “partidistas”, no procedan como se debe. Porque ahora, cada vez que algún fulano critica alguna postura de los partidos políticos, los integrantes del “color” correspondiente lo tratan a uno como apestado y, si sabe demasiado el que amonesta, lo acosan con miradas sibilinas y pedradas a retaguardia. Contender en estas condiciones implicaría rebajarse al nivel del demagogo, la versión más baja, jamás contemplada por Platón, en el escalafón de los sujetos en la sociedad. Además, la política, cuando se encuentra en esas condiciones, da flojera.




C O N C I L I Á B U L O

Libramiento


El exceso de automóviles en la ciudad de Xalapa se ha convertido en un problema que crece conforme avanza el tiempo. Hasta el momento no ha habido una solución eficaz ni a corto, ni a largo plazo. Los pasos a desnivel, los cambios de sentido en la circulación al parecer no han sido suficientes. Una solución más significativa que vislumbran las autoridades es el polémico y anunciado libramiento. Habrá que ver qué tanto logra aliviar la cada vez más congestionada ciudad de Xalapa.


De regreso

Nos regresamos del Mundial de Fútbol de Alemania sin llegar al quinto partido como en anteriores ocasiones pero con la diferencia de que esta selección despierta una esperanza más concreta de llegar lejos en el próximo Mundial, siempre y cuando no se eche en saco roto lo ganado buscando culpables sino tomando medidas que refuercen los logros con miras al futuro. No como sucede en los cambios gubernamentales.


Monseñor Guízar en el “ciberespacio”

La causa de Monseñor Rafael Guízar Valencia ya tiene página informativa en Internet: www.rafaelguizar.org Puede consultarse la cronología del proceso y los detalles del santo que interesan a locales y a extranjeros. La canonización del Señor Guízar es alegría compartida con el mundo. Con esta son ya tres las páginas web de la Arquidiócesis que se sostienen con el trabajo de muchos y con la venia del digno sucesor de Monseñor, Don Sergio Obeso Rivera. Los constructores esperan comentarios de los visitantes:
www.arquidiocesisdexalapa.org ; www.rafaelguizar.org y saxconcilio.blogspot.com


Ordenaciones Presbiterales

Durante los días pasados la Arquidiócesis de Xalapa se llenó de júbilo por la ordenación de cuatro nuevos sacerdotes para el servicio del pueblo de Dios. El 28 de este mes se ordenó en Taltetela, Ver. Juan Andrés Sánchez Fuentes, el 29 se ordenaron Jaime Ruiz Contreras y Víctor Rodríguez Rodríguez, en la Catedral Metropolitana, y el 30 Nahum Herrera García en el santuario de San José de Banderilla, Ver.

1 comentario:

  1. Anónimo4:24 p. m.

    La verdad les recomiendo la página. El seminario y en especial la facultad de filosofía se ha caracterizado por sus buenos artículos filosóficos, ojalá y pongan más. Saludos a todos. Armando Jiménez

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan