Domingo 11 de junio de 2006

Plana semanal del Seminario Arquidiocesano de Xalapa, Ver.
MÉXICO
Desde el año 2000
Aparece en el Diario de Xalapa


EDITORIAL

Tiempos de angustia y alegría

Nuestros jóvenes estudiantes se aprestan a enfrentar el tiempo de los exámenes académicos finales, pues está concluyendo un ciclo escolar más. Habrá incertidumbre, miedo y angustia en el momento en que los profesores entregarán los formatos de evaluación, y tristeza o alegría cuando se sepan los resultados. ¿De veras los exámenes son una verdadera evaluación del aprendizaje? ¿No son un simple requisito escolar?

Habría que hacerle caso a Paolo Freire quien hacía notar el desmesurado aliento que se le da a la educación bancaria, donde lo que importa es invertir conocimientos para retirarlos el día del examen, con la funesta consecuencia de obtener una educación baja en calidad y carente de promoción de la conciencia crítica y creativa que tanta falta nos hace. Mientras, asimilemos lo que sucedió en el debate pasado de los candidatos presidenciales, presenciemos los partidos del campeonato mundial de fútbol y festejemos el día del padre.



Entrevista
Relaciones que son para toda la vida

J. FERNANDO GONZÁLEZ TOPAL

No hay relaciones más duraderas, que las que existen para toda la vida desde el seno familiar. Relaciones que pueden ser óptimas siempre y cuando estén desarrolladas en una escala de valores, con principios, proyectos y una serie de factores que impulsen a los mismos hijos a introducirse con seguridad y confianza en un futuro muy cercano a los diferentes roles sociales que se van presentando. Siendo hombres de provecho para la humanidad.

Lo cierto es que en la actualidad la comunicación entre el padre de familia y el hijo se ha ido deteriorando. Para esto, nos dimos a la tarea de entrevistar algunas familias jalapeñas con el fin de conocer sus puntos de vista en relación con el trato entre el padre y los hijos. En realidad fueron dos preguntas: ¿Cuál es el papel más importante del padre que necesita desempeñar actualmente en el núcleo familiar? ¿Y qué es más importante ser padre de familia o ser amigo?

El señor Pedro Antonio Guisa contestó: “Lo más importante es la presencia dentro del núcleo familiar. Desafortunadamente, estamos en una sociedad en la que el padre de familia, por ausencia, provoca muchas carencias afectivas en los hijos; se necesita darles tiempo con calidad, más que darles cosas materiales se trata de estar con ellos, educándolos en la fe y para la sociedad. Considero que se llegó a confundir un poco en un momento dado esto de ser padre o amigo, por las relaciones de respeto, ayuda y confianza. Por esto creo que es mejor ser padre de familia que amigo”.

El señor Héctor Miguel Morales Contreras nos dijo: “Hay que ser cabeza de familia, pero no con un autoritarismo que no permita un vínculo o acercamiento de los hijos, hay que dedicarles tiempo, acercarlos a la fe cristiana, darles la oportunidad de que ellos encuentren en uno la confianza para hablar y decir lo que no les gusta y el que puedan preguntar por qué tienen que hacer las cosas. Y en relación con la segunda pregunta creo que las dos posturas son importantes, no tiene porque estar separado ser amigo y padre a la vez, al menos; yo tuve un padre que pudo ser amigo cuando lo necesitaba, él siempre me brindó una amistad a la cual no podía fallar”.

El Señor Rubén González Aguirre nos comentó: “El padre de familia tiene que tomar un papel de guía y consejero en las decisiones que van tomando los hijos, ya que en la actualidad ellos deciden muy aprisa con la finalidad de vivir sus vidas sin que uno pueda opinar; ya que dicen que son lo suficientemente maduros como para resolver sus problemas. Necesitamos observar más a nuestros hijos en sus conductas y tener un sentido de más escucha, atención y comprensión. Y si podemos ver esto con claridad, podemos entender la segunda pregunta, al darnos cuenta que la función del padre de familia es el de estar al frente de las situaciones que se van presentando. Pero también el padre tiene que dar pauta a una amistad en la que se den lazos de confianza y fraternidad, con apertura al diálogo como buenos amigos entre padres e hijos, sin caer en una degradación del papel del padre por solapar las intransigencias que el hijo pueda tener; uno debe ser firme en sus determinaciones y tratar de ser justo en el apoyo y consejo”.

Por otra parte, los jóvenes pudieron también opinar. Miguel Ángel Campos Díaz de 21 años de edad dice: “El padre de familia tiene que ser el que persevera en los problemas para llevar a la familia a ser mejor, además de tener la iniciativa para hacer las cosas. Y en relación con la otra pregunta, el padre puede ser un amigo, porque así se le pueden contar las cosas que te van pasando, todo lo que hagas y te agobia. Pero lo cierto es que por falta de esa amistad se dan estos pobres lazos de comunicación”.

Miriam Damaris Medina Martínez tiene 17 años y comenta: “Un padre de familia es un amigo, porque es una forma de estar más cerca de los hijos, de ayudar y así sentirse en más confianza. De esta forma el padre debe saber determinar bien los límites de su hijo, además el hijo debe tener en cuenta que hay una jerarquía y un respeto. En lo personal mi papá falleció hace seis años, pero siempre fue cariñoso, muy buen amigo y estuvo siempre al pendiente de mí”.

Clara Montserrat Castañeda Martínez cuenta con 16 años y nos dice: “Un padre debe de ser el que guía, es un apoyo y no sólo el que manda. Pero sobre todo que dé tranquilidad y protección a la familia. Y con el hecho de que si es amigo, pienso que es como una balanza, porque si uno como hijo pierde la amistad con el padre entonces ya no hay confianza. También no hay que perderle el respeto, por brindar esa amistad que muchas veces se necesita. Lo cierto, es que el padre de familia debe de ser más responsable de sus hijos, sin olvidarnos por hacer sus cosas. El padre siempre tiene que estar al pendiente y junto a nosotros”.

Si duda alguna, la relación de padres e hijos es una tarea ardua que tiene que ser atendida con mucho cuidado para tener éxito en las relaciones de confianza y sana convivencia pese a las edades de los padres e hijos. El Papa Benedicto XVI nos dice: "La familia es el lugar del aprendizaje, del conocimiento, de la formación básica del futuro protagonista de la vida social”. Lo cierto, es que nuestras familias tienen que ver cómo resolver el problema de la comunicación entre sus miembros.


Artículo
¿Filosofía o ciencia?
SERGIO PÉREZ PORTILLA

Muchas veces se ha especulado acerca de si la filosofía es ciencia o no. El hecho de seguir un método riguroso fundamentado en la experimentación constante hace de la ciencia la proveedora de conocimientos por excelencia, o la oficial por lo menos.


Todo lo que suena a ciencia suena a verdadero. Los avances científicos son los que marcan los cambios en las épocas y en el modus vivendi del hombre. Podemos decir que la ciencia adquiere conocimiento precisamente para eso, para mejorar tanto la calidad como la cantidad de vida del ser humano y, de cierta manera, de su entorno, de su ethos.

La filosofía, parece, se va quedando como algo del pasado, pues su método –sus métodos– no son ni han sido tan estrictos, pero esto no significa que sean falsos o faltos de verdad. La ciencia provee conocimiento (su etimología lo dice: scire, conocer), pero la filosofía también. De hecho, la filosofía ama todo conocimiento, toda sabiduría. Ambas tienen en común la realización del intelecto humano con el fin de conseguir la realización del ser humano en sí, cada una por su lado.

La ciencia es elitista, la sabiduría no. Cuidado, cuidado porque en nuestra cultura la palabra elitista tiene una connotación negativa que no tiene per se, sino por las diferencias tan marcadas entre las clases sociales. Por eso hay que ser cuidadosos. Pues bien, la filosofía es más comprensiva, ya que si un habitante de la sierra ve al cielo y dice “va a llover”, la ciencia dudará y tendrá que comprobar, pero la filosofía le cree porque sabe que hay verdad en esas palabras. Este habitante ha experimentado a su manera, sin equipos sofisticados de medición barométrica o pluvial, pero tiene sus ojos, órgano perfecto, así como todos sus sentidos.

No se entienda que ponemos a la filosofía como la buena y a la ciencia como la mala, cada una tiene sus aspectos positivos y cada una ha tenido algunas grietas por donde se ha colado lo no tan positivo. Estamos diciendo que la filosofía no es estudio obsoleto sino actual. El conocimiento nunca cesará, siempre habrá algo más por conocer.

La ciencia tiene su método para llegar hasta donde más pueda, la filosofía también. No es una lucha por ver quién llega más lejos, sino por ver quién sirve más al hombre, centro y fin del trabajo de ambas. La ciencia nos ha marcado y nos ha llevado lejos de la tierra, muy lejos, y dentro de nosotros mismos, muy dentro.

La filosofía nos ha enseñado a ir de la misma forma muy dentro de nosotros, hasta el átomo con Demócrito, hasta la glándula pineal con Descartes, hasta el ser con Parménides, y muy alto, tan alto como el mundo de las ideas de Platón e incluso hasta Dios mismo con Agustín y Tomás. ¿Filosofía o ciencia? No: filosofía y ciencia, porque no están en contra, no empujan para diferentes lados, están en sintonía, pues ambas buscan… la realización del intelecto humano.



Artículo
Las emociones en juego

MARISSA PONCE DE CHÁZARO

México ha diseñado un sistema de "videojuego" para computadoras que operará con las emociones de los jugadores. La interacción se realiza con el “registro afectivo” de los jugadores recogido con una cámara web y el software desarrollado por alumnos de la Escuela Superior de Cómputo del Instituto Politécnico Nacional.

Esto es positivo para las ciencias y la tecnología que avanzan en el servicio al hombre, sin embargo, la privacidad de los jugadores y los registros de sus emociones deberán quedar protegidos o muy pronto los encontraremos circulando por Internet introduciendo en la percepción del mundo una nueva "clasificación” de personas de acuerdo a las emociones inducidas. Cosa que nadie necesita y menos si lo que se busca es construir una sociedad fraterna.

De no garantizarse la privacidad, es probable que los datos pasen a formar parte de la lista de medios que facilitan la violación a esos derechos del hombre que le permiten vivir en paz en el mundo, entre los individuos y en la sociedad.

El Artículo 12 de la Declaración de los Derechos Humanos recuerda este valor: "Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques."

Para quien piense que no es posible que existan tales “registros” de las personas y de sus costumbres, recordamos la denuncia que hicieron periodistas británicos el 2 de junio contra “Yahoo” de China por haber entregado al gobierno de aquel país los datos de personas que se expresaron en favor de la democracia en medios de la red.

Estos usuarios ahora están siendo perseguidos, arrestados y castigados por su gobierno. La compañía de Internet declaró "que no tenía más elección que cumplir con las leyes locales" lo cual es verdad pero y ¿quiénes formulan las leyes? ¿qué no es la acción y la voz de los ciudadanos a través de los representantes sensibles? La respuesta es sí, pero en un país democrático.

No se trata de promover el miedo, sin embargo, es evidente que gran parte del modo actual de ver el mundo germina en Internet. Se hace necesario reflexionar sobre los derechos que defendemos ¿son los de todos los hombres para todos los tiempos, en todos los lugares o sólo interesan los derechos de las personas cercanas a nosotros afectadas de manera espectacular?



CONCILIÁBULO

La faz cambiante del sacerdocio

El sacerdote estadounidense Donald B. Cozzens ha trabajado como formador en el seminario y vicario en la diócesis de Cleveland. Esto le ha dado la posibilidad de conocer a fondo los problemas que el sacerdote del siglo XXI debe de afrontar en su ministerio sacerdotal. El padre Donald no niega, de ninguna manera, los problemas que vive el sacerdote. El cree que dichos problemas deben ser atacados de raíz y enfrentados en su cruda realidad. Esta es la mejor forma de crecer ante las crisis actuales. Es por eso que ha escrito su libro La faz cambiante del sacerdocio. Es un buen libro que puede ayudar a sacerdotes y laicos a entender la persona del ministro sagrado en la comunidad a la que sirve.


Enviado de Dios

La semana pasada el presbítero Rafael González Hernández viajó a la ciudad de Roma para recibir información sobre la posible fecha de canonización del Beato Rafael Guízar y Valencia. Esperamos que traiga buenas albricias del Vaticano.


Formación permanente

La semana anterior del 5 al 9 de junio se realizó el curso de formación permanente para los sacerdotes de la arquidiócesis de Xalapa, en la cual se les realizaron los estudios médicos a todos y cada uno de los asistentes. También se les aplicaron exámenes psicológicos y nutricionales con la finalidad de cuidar su salud física, psicológica y espiritual. Participaron alrededor de ochenta sacerdotes de todas las edades.

2 comentarios:

  1. Anónimo11:10 a. m.

    Hola a todos y muy buen domingo. Muchas felicidades por este servicio dominical. No dejen de hacerlo. Dios los bendiga.

    Juan Carlos Arceo

    ResponderEliminar
  2. Leí el artículo "las emociones en juego", me parece interesante lo que plantea, aunque sinceramente no supe muy bien a qué juego de emociones se refiera, supongo que no ha salido al mercado...
    Esto de los derechos humanos sí es muy interesante, porque parece que desde siempre han sido un arma de dos filos...
    Principalmente porque parece que son los criminales los únicos que saben usarlos a su favor, pienso por ejemplo en que ahora si un policía va a detener a alguien, bueno, si es a mí, me detiene, pero si al que va a detener es a un sospechoso de algo más serio como un asalto, entonces el pillo se da un cabezazo contra la patrulla, se deja caer de cara a la banqueta, y después por medio de Derechos Humanos sale libre por el exceso de violencia con que fue detenido...
    El que hable de China me parece todavía más interesante, porque entonces nos estamos enfrentando a una cultura completamente diferente a lo que vemos todos los días, y en efecto, la ley del país supongo que debe imperar. Hay aquí una denuncia en contra de quien maneja las leyes a su antojo, y quién debe hacerlas, el hecho es que tanto las hacen los que las hacen, como las aceptan los que se someten a ellas, los que no dicen nada, y en caso de China a la mejor hasta los que están en contra porque finalmente la vida está llena de decisiones no? y entonces puedes seguir las leyes o ir en contra de ellas, y entonces te persiguen para meterte a la cárcel, que finalmente viéndolo a grandes rasgos y muy injustos es lo mismo estar en contra de tu gobierno que asesinar a tu vecino si ambas cosas son ilegales en donde estás...
    Y por otro lado, ¿qué leyes regulan la vida en internet? porque parece que esto se ha convertido en una forma de vida alterna. Pero mientras no haya una ley internacional de internet, pues supongo que cada quién se apegará a las leyes de su país, digo, ni modo que yo que estoy en México me apegue a las leyes de Afganistán...

    ResponderEliminar

sus comentarios nos ayudan